Señal a China: Cristina visitó las represas de Santa Cruz y habló de desidia macrista

La obra para generar energía hidroeléctrica costará más de u$s 4000 millones y fue trabada por el Gobierno anterior. 

La vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, recorrió ayer en Santa Cruz las obras de construcción de las represas hidroeléctricas Cóndor Cliff y La Barrancosa (anteriormente llamadas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic), que cuentan con financiamiento chino a través de la constructora Gezhouba.

Junto a su cuñada y gobernadora provincial, Alicia Kirchner, visitó lo que llamó "la obra de infraestructura en construcción más importante de Argentina", que tendrá un costo total superior a los u$s 4000 millones. Cristina criticó que "durante el macrismo las obras estuvieron paralizadas". "Abandono y desidia caracterizaron aquella etapa. La traducción más clara de ello fue que por primera vez en 30 años, el Estado argentino reconoció que pagó gastos improductivos por u$s 130 millones", escribió en Twitter.

La presidenta del Senado se encontró allí también con el empresario de la construcción, Gerardo Ferreyra, dueño de Electroingeniería, que participa de la UTE que ganó la licitación de la obra. Ferreyra salió excarcelado hace tres meses tras estar imputado en la causa "Cuadernos de la Corrupción".

La señal de compromiso con China llega después de la tardía designación del nuevo embajador, Luis María Kreckler.

Tags relacionados
Noticias del día