LUZ, GAS Y AGUA

Segmentación: así será la quita de subsidios y los aumentos de tarifas en 2022 y 2023

La quita de subsidios será progresiva a partir de septiembre en luz y gas; y desde noviembre en agua. Buena parte de la reducción del déficit primario para el FMI en 2023 depende del éxito de esta medida

El Gobierno le puso números ayer a los aumentos de las boletas de luz, gas y agua que se vienen a fin de año.

Con todo, el ahorro fiscal está previsto en torno a los $ 50.000 millones en los últimos meses de 2022 y unos $ 500.000 millones para todo 2023, según los cálculos oficiales de la Secretaría de Energía y Agua y Saneamientos Argentina (Aysa), a partir del retiro escalonado de los subsidios, con una segmentación que combina criterios de ingresos, patrimonios, consumo y geográficos.

Cómo es el nuevo esquema de subsidios a la energía y el agua

Qué hace la empresa denunciada por Sergio Massa por sobrefacturación

El ajuste alcanzará no solo a los hogares sino también a usuarios "generales" como por ejemplo bancos, shoppings, comercios y espacios comunes de edificios, lo que tendrá un impacto directo sobre las expensas que no fue explicitado.

Y es mucho más grande que los $ 15.000 millones previstos por el ex ministro de Economía Martín Guzmán.

Para Raúl Rigo, secretario de Hacienda de la Nación, la baja de la ayuda del Estado representa una reducción equivalente a entre 0,5% y 0,6% del Producto Interno Bruto (PIB) para el ejercicio del año que viene, en pos de cumplir con la meta de déficit fiscal primario de 1,9% comprometida con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Durante más de 2 horas, la secretaria de Energía, Flavia Royón, encabezó una conferencia de prensa que igualmente dejó muchas dudas entre los asistentes e incluso en el sector privado. A su lado estuvieron Federico Bernal, subsecretario de Hidrocarburos; Santiago Yanotti, subsecretario de Energía Eléctrica; Cecilia Garibotti, subsecretaria de Planeamiento Energético; y Malena Galmarini, presidenta del directorio de Aysa, además del mencionado Rigo.

La suba de las facturas no implica técnicamente un incremento de las tarifas -remuneración regulada que cobran empresas de transporte y distribución de gas y electricidad-, sino solamente una quita de los subsidios a la demanda por el costo mayorista de la producción del combustible, la generación de la energía y las importaciones.

Luz

En el caso de la energía eléctrica, los 400.000 hogares de ingresos y/o patrimonios altos, junto a los 4 millones que no se anotaron al Registro de Acceso a los Subsidios a la Energía (RASE), tendrán un incremento cercano al 200% -se triplicaría el valor final-, en tres cuotas bimestrales.

Por ejemplo, para un usuario residencial medio del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA, que abarca a la Ciudad y el conurbano), la boleta pasaría de $ 1467 sin impuestos en agosto a $ 2285 en septiembre, casi un 56%.

En 2023, se retirarán subsidios por $ 455.000 millones en luz y gas y otros $ 45.000 millones en agua, para un total de $ 500.000 millones a valores de hoy

Actualmente casi todos los hogares -con excepción de los que perciben tarifa social- pagan entre el 25% y el 30% del costo pleno de la energía, reflejado en el Precio Estacional (PEST). El 70% es subsidios del Estado.

El primer retiro de esa subvención equivale al 20% del total, mientras que en noviembre y en enero se retirará un 40% en cada tramo.

El PEST pleno hoy es superior a los $ 13.000 por megavatio-hora (MWh) pero el Gobierno espera que descienda a $ 9000 /MWh el año que viene, a partir de un aporte mayor de la energía hidroeléctrica -más barata que el gas y el gasoil- y la puesta en marcha del gasoducto Néstor Kirchner -que todavía debe empezar su construcción- para sustituir importaciones de gas licuado y combustibles líquidos.

Los hogares con ingresos medios solamente tendrán un incremento de la luz si superan los 400 kilovatios-hora (kWh) mensuales en todo el país, con excepción del Noreste y Noroeste (NEA y NOA) y regiones donde no tienen gas por red, en donde el límite sería de 550 kWh. El consumo medio nacional es de entre 250 y 300 kWh. Los de ingresos bajos, en tanto, no tendrán cambios.

Gas

Para el gas natural por red, las residencias de mayores ingresos verán un aumento escalonado cercano al 20% final a partir del 31 de agosto; 50% el 31 de octubre; y 90% desde el 31 de diciembre, que se corresponde con una suba del precio mayorista (en el Punto de Ingreso al Sistema de Transporte, PIST) de 167% acumulada a fin de año, como explicó El Cronista. El aumento promedio es de $ 165 por mes por escalón y $ 500 acumulado en los 3 bimestres.

Los hogares de ingresos medios solamente pagarán más por encima del 70% del promedio de consumo de su categoría y su zona, mientras que los de ingresos bajos mantendrán los mismos valores.

Agua

Por último, los usuarios de Aysa en AMBA tendrán una segmentación geográfica, que implicará aumentos de aproximadamente el 150% cuando se retiren los subsidios, y la quita arrancará en noviembre.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.