INFLACIÓN

Se fue Giorgi: ¿cambia algo en la política de precios?

Hasta hace pocos días formaba parte de las discusiones respecto del control de precios. Buscan algunas modificaciones al programa oficial a partir de enero.

Ya sin Débora Giorgi en la Secretaría de Comercio Interior, el gran interrogante que se plantean ahora los industriales es cómo continuarán, entre otras, las políticas de precios que hoy están en marcha.

Lo que está claro es que la idea de controlar a qué valor se ponen a la venta determinados productos no se dejará de lado. Sí cambiará, sin embargo, el camino de la imposición de determinados aspectos, como ocurrió hasta hoy.

Como ya adelantó El Cronista, el Gobierno ahora irá por consensuar los precios, más que congelarlos. A tono con esto, en la última semana algunas empresas ya comenzaron su rueda de reuniones con funcionarios de Comercio Interior, e incluso tenían pendientes algún diálogo con Giorgi.

Allí, de cara al 7 de enero del año que viene, cuando vencen los 90 días establecidos para el congelamiento, ya se está hablando de un cambio en la canasta -que sería más reducida- y de algunos aumentos en esos productos.

"Si todo se hace de forma consensuada, no tenemos problemas en hacerlo. El problema es cuando se viene una imposición como la que vimos la última vez", precisó una fuente del mundo alimenticio.

La salida de Giorgi: empresarios temen "devolución de gentilezas" de Cristina Kirchner

Así como la llegada de Giorgi a Comercio Interior no tuvo nada que ver con la imposición del listado de precios oficial, su salida tampoco implica que vayan a desaparecer. El Gobierno toma esta política como una herramienta importante a la hora de frenar la inflación, y advierte que los efectos son positivos.

Según los cálculos oficiales, la inflación de noviembre fue inferior a la de octubre (según el Indec marcó 3,5%), aunque nadie se atreve a ubicarla por debajo de 3%.

Para que ocurriera esta baja, en el Gobierno entienden que el congelamiento de precios fue fundamental. "Se ve una desaceleración importante en carnes y alimentos en general", apuntó un funcionario.

En las últimas reuniones con Comercio Interior se barajó incluso otra variable que proponen las alimenticias. Las compañías toman el compromiso de abastecer a los puntos de venta de modo normal, aunque quieren que se respete el nivel de producción que tienen para cada producto.

Las empresas quieren que el programa que entrará en vigencia el 7 de enero próximo incluya retoques de precios

Esto se debe a que las empresas advierten que aquella mercadería que se comercializa a precios congelados, muchas veces suele "desaparecer" de las góndolas. A raíz de esto, puede ocurrir que se las denuncie por desabastecimiento, cuando el problema es -según las propias alimenticias- más de sobredemanda, que de falta de abastecimiento.

También se plantea la necesidad de que los precios se pauten por un tiempo determinado, con el compromiso de que luego de vencido ese plazo se aplique algún aumento. Dependiendo de cómo evolucione la inflación, una de las posibilidades es que ese lapso sea de tres meses.

Tras la renuncia de Débora Giorgi, Matías Kulfas metió el dedo en la llaga: "Con el mercado interno no alcanza"

Otro de los aspectos que se analiza es el de las exportaciones de carne. Se sabe, el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, pretende poner en marcha un esquema mediante el cual las retenciones crecerían del 9% actual al 12%, para luego llegar al 15%.

Esta política no es compartida por toda el ala económica. Quienes no la ven con buenos ojos indican que hoy las exportaciones resultan una herramienta clave para el ingreso de dólares, por lo que se le deben ofrecer al campo incentivos para que mejore sus ventas al exterior.

Siguiendo ese razonamiento, el camino debería ser el de achicar o, al menos, no agudizar la presión tributaria.

Para los empresarios, Giorgi no era el centro del problema. Más allá de algunas diferencias que tuvieron, no ven que haya sido un impedimento para que las medidas se hayan planteado de otro modo.

"Lo que falta es un plan, una idea para bajar seriamente la inflación. Si creemos que por un funcionario todo cambia, es un error", afirmó un empresario.


Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios