"Un futuro sin Macri ni Cristina"

Juan Schiaretti y su plan para relanzar la liga de gobernadores y la avenida del centro

En un acto con Perotti y Bordet el mediterráneo pidió que se traspase Edesur, Edenor y AySA a Capital y Provincia. Prometió ir al CFI con sus pares del Frente de Todos. Apunta a una construcción sin Macri ni Cristina Kirchner

"Hay que sumar al Gringo", propuso un gobernador oficialista a sus pares en un encuentro en el CFI días atrás. Varios asintieron. Y el chaqueño Jorge Capitanich, que ya empieza a hablar de una precandidatura presidencial, se armó una agenda en Córdoba capital y le pidió audiencia a Juan Schiaretti. El mediterráneo lo recibió, aceptó el convite para la cumbre de gobernadores pero avisó que quiere apostar por un futuro sin Mauricio Macri y sin Cristina Kirchner.

El gobernador de la Mediterránea viene tallando con un planteo federal y un reclamo en contra de las regiones privilegiadas. Para no pelearse con Horacio Rodríguez Larreta suele hablar del AMBA y de los subsidios al transporte y la energía

Asoma la cabeza con cada anuncio vinculado con la producción de su provincia como las retenciones. Pero también mandó a los diputados de su espacio a apoyar la ley que estableció una baja de las transferencias a la Ciudad en materia de seguridad.

En los últimos días levantó el perfil, aprovechando la disputa pública en el Frente de Todos que enfrenta el kirchnerismo con Alberto Fernández.

Primero cuida lo propio. Y en lo electoral apuntala su estrategia para garantizar que Hacemos por Córdoba, el frente que lidera, continúe gobernando su distrito. Sin reelección, bendijo a tres dirigentes para sucederlo: Manuel Calvo (vicegobernador), Manuel Llamosas (intendente de Río Cuarto) y Martín Llaryora, intendente de La Docta que finalmente sea su candidato.

El segundo objetivo de Schiaretti es nacional: conformar aquel espacio no nato del 2019 que concentre el voto de los que están en contra de los extremos de la grieta. Ni halcones macristas, ni halcones K.

En esa línea abona cada invitación a construir un tercer espacio, el mismo que quedó huérfano cuando Miguel Pichetto se fue con Macri y Sergio Massa al Frente de Todos. La génesis de aquel grupo la coordinó Guillermo Seita en su oficina porteña, otro constructor del peronismo antiK.

Los que ensayaron aquella tercera vía advierten que están frente a una nueva oportunidad y que en el contexto actual muchos podrían perderle el miedo a la Vicepresidenta porque "ya quedó demostrado que no se puede sin Cristina pero tampoco con ella". Señalan la caída electoral del kirchnerismo en Buenos Aires mientras advierten que los gobernadores podrían sufrir el efecto contagio. "Ya no tiene el control en ninguna de las dos cámaras", repiten sobre el Congreso de la Nación y alientan la emancipación de los gobernadores del PJ y aliados.

Este este lunes Schiaretti, que ya asumió como presidente del PJ cordobés y recibió la presidencia de la Región Centro, volvió a pedir "avanzar en el camino del federalismo", replantear los subsidios energéticos y del transporte y pasar las empresas Edenor, Edesur y Aysa a la Ciudad de Buenos Aires y a la Provincia para que sus costos los asuma el AMBA, es decir allí donde prestan servicio.

Escurridizo como siempre, hace un tiempo no habla con Mauricio Macri pero tampoco con Alberto Fernández. Del Gobierno mantiene como interlocutor al ministro Eduardo ‘Wado' de Pedro. Con Juan Manzur la relación se enfrió.

Más cómodo entre sus pares, durante casi una hora ofreció un crudo análisis en el quincho de Juan Manuel Urtubey, ex gobernador y ex candidato a vicepresidente en la fórmula con Roberto Lavagna. Allí estuvieron los radicales Gerardo Morales y Angel Rozas, el rosarino Pablo Javkin, los peronistas disidentes Florencio Randazzo y Graciela Camaño y dos hombres del PRO dialoguistas y más afines a la "rosca", como Emilio Monzó y Rogelio Frigerio.

Como otra muestra de sus intenciones, al asumir la presidencia protémpore de la Región Centro volvió a decir lo que piensa y destacó que Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos conforman un corredor que "es el corazón productivo de la Argentina". Destacó que en las tres provincias predomina "la cultura del trabajo". La referencia sonó a las críticas respecto a que en Capital no se produce riqueza como en el interior del país.

Compartió el acto con su vecino Omar Perotti, que le traspasó el mando y como jugador no dependiente del Gobierno también se plantó como él frente a la posible suba de las retenciones. El tercero del grupo fue el entrerriano Gustavo Bordet a quien acecha electoralmente el ex ministro de Frigerio.

Sea por su fluido diálogo con Morales, presidente de la UCR, o con la idea de meter una cuña en Juntos por el Cambio, el mayor competidor que tiene en su tierra, el gobernador se permitió un sentido homenaje para los fundadores de la Región Centro e hizo una mención especial para el radical Ramón Bautista Mestre antecesor de José Manuel de la Sota. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.