Recaudación: qué factores impulsan y cuáles golpean la cifra de agosto

El endurecimiento de la cuarentena en la primera mitad de julio y la prolongación de la parálisis en muchos sectores continuaron golpeando los ingresos de agosto, pero hubo elementos que podrían disminuir la magnitud del deterioro.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) difundirá hoy el dato de la recaudación tributaria de agosto, que se estima que habría vuelto a subir contra el octavo mes de 2019 por debajo de la inflación interanual debido a la prolongación de la cuarentena por el coronavirus.

El confinamiento, que alcanzará los seis meses cuando se cumpla el plazo vigente del 20 de septiembre, afectó de forma crítica a casi todas las actividades económicas, lo que se tradujo en un desplome inédito de los ingresos al Fisco y una expansión fiscal en asistencia que disparó el déficit fiscal.

Tal fue el impacto que entre abril y julio la recaudación mensual creció en términos nominales entre 15 y 20 puntos menos que la suba interanual del índice de precios, con un mayor deterioro en los primeros meses que fueron los más restrictivos. 

Para agosto, la titular de AFIP, Mercedes Marcó del Pont, señaló la semana pasada que la recaudación mostró una “desaceleración fuerte en la caída respecto a meses anteriores. Aun así, los especialistas esperan que se repita una baja en términos reales ante la extensión del confinamiento y de la depresión de la actividad.

Por un lado, se pagó el IVA sobre la facturación de julio. En su primera mitad, el séptimo mes del año tuvo un confinamiento duro como el de abril en los centros urbanos, lo que redujo la base imponible del tributo. 

Puede amortiguar el ingreso de los saldos diferidos del gravamen del que muchas pymes pueden disponer, dado que se calculan sobre la base facturada en mayo, que tuvo una mayor apertura de actividad que abril, que aportó su impacto al dato de julio.

Los aumentos nominales de recaudación de los últimos meses en términos interanuales. (Fuente: AFIP)

Tal efecto se notó en la evolución de las transferencias automáticas de la coparticipación federal, relevado el Centro de Economía Política Argentina (CEPA). Al producirse en tiempo real, el monto de los giros pueden dar un indicio de la recaudación mensual, dado que abarca a tributos con cierta representatividad como son el IVA y el impuesto a las Ganancias. 

El tributo sobre el consumo mostró una caída de 18,7% en términos reales, menor a la de julio pero levemente mayor a la de 18,5% de junio y a la de 16,4% de abril, lo que ilustra que el desplome recaudatorio en los gravámenes vinculados a la actividad continuaron severamente golpeados.

En tanto, la coparticipación proveniente de Ganancias mostró una caída de apenas 2,4% contra la inflación, explicado por el vencimiento anual para las personas humanas que operó excepcionalmente en agosto, cuando el año pasado esos saldos habían ingresado en julio.

De esta manera, según el CEPA estas transferencias automáticas tuvieron su menor guarismo desde entonces, lo que significa una significativa mejoría respecto a los niveles que se venían registrando durante la cuarentena.

Ciertamente, el vencimiento anual de Ganancias y Bienes Personales aportará a morigerar la caída real con respecto a meses previos.

"El año pasado para muchos fue bueno y determinó una buena base para Ganancias, pero actualmente no hay disponibilidad para fondos, por lo que varios incluyeron sus deudas en planes de pago. Va a haber un aumento de recaudación respecto a agosto, porque el año pasado vencieron en junio, pero va a haber pagos diferidos en cuotas", explicó el tributarista Sebastián Domínguez.

Con respecto a Bienes Personales, Domínguez resaltó la importante suba de las alícuotas dispuesta en la Ley de Solidaridad sancionada en diciembre de 2019. "Va a haber un aumento relevante porque el año pasado se pagó la alícuota de 0,25% y, si bien todos no pudieron cumplir, los que lo hicieron muchos están alcanzados por la de 1,25% para los bienes en el país y por la de 2,25% para los bienes en el exterior, lo que serán cifras altísimas. Creo que va a haber un incremento importante", consideró.

Otro de los catalizadores recaudatorios es el apetito por el dólar, cuya compra implica el pago del impuesto PAIS equivalente al 30% del valor oficial de la divisa. En julio se vendieron u$s 876 millones a personas humanas, un 12% más que en junio, que ya había significado un salto importante respecto a meses anteriores, y para agosto se estima una cifra similar. Con gradual aumento del tipo de cambio oficial, la base imponible se incrementó.

En lo que va del año, el impuesto PAIS recaudó más de $ 67.000 millones, más que otros tributos como Bienes Personales y en julio, con sus $ 20.000 millones, embolsó más de la quinta parte del IVA impositivo del mes.
 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios