Quién es en realidad el hombre de la foto que mostró Cristina para cargar contra los buitres

No es dueño de los fondos que litigan contra Argentina, aunque tuvo vínculos empresarios con algunos de ellos.

Esta no es más que una historia de pequeños equívocos que muestra los pocos grados de separación que hay entre los dueños de los varios de los mayores fondos inversores del mundo.

Cuando anunció que el Gobierno intentaría aplicar la Ley Antiterrorismo contra la gráfica Donnelley, de capitales norteamericanos, la presidenta Cristina Kirchner vinculó a esa firma con los fondos buitre que enjuiciaron al país en los tribunales de Nueva York para reclamar por los bonos defaulteados en 2001 y que forzaron la situación de “no pago” o “no cobro” en que se encuentra la Argentina con parte de los bonos del canje que no pudo pagar por orden de los mismos tribunales que les dieron la razón a los buitres.

En su discurso, la Presidenta mostró la impresión de un artículo periodístico en el que se ve, muy destacada, la foto de un hombre de unos 70 años.

Sin embargo, el hombre de la foto nada (en realidad, un poco sí) tiene que ver con los fondos NML Elliot y Aurelius –los dos principales del litigio ante el juez Thomas Griesa- o con Black Rock, el fondo con intereses en Donnelley al que, a pesar de que en Nueva York respaldó la postura argentina, Cristina vinculó con Paul Singer (el dueño de NML Elliot).

A partir de una imprecisión en un blog especializado norteamericano, algunos medios publicaron la foto de ese hombre como si fuera la de Mark Brodsky, el enigmático fundador de Aurelius, un ex colaborador de NML del que casi no hay imágenes en Internet.

undefined

Pero el de la foto es en realidad Sam Zell, doctorado en leyes en la Universidad de Michigan, a punto de cumplir los 73 años y dueño de un millonario fondo inversor, pero que no es NML, ni Aurelius ni Black Rock.

El fondo de Zell se llama Equity International (EI), tiene sede en Chicago y fue fundado por él en 1999. Sus inversiones, según describe la página de la empresa, “abarcan varias industrias y continentes, e incluyen los rubros de finanzas, energía, transporte, comunicaciones y bienes raíces”. Esas inversiones, a su vez, son administradas por Equity Group Investments (EGI), una firma que Zell fundó hace más de 40 años.

Zell tuvo un paso muy polémico como empresario de medios norteamericanos, ya que compró en 2007 el Grupo Tribune –dueño del Chicago Tribune y el Los Angeles Times, entre otros- y en 2008 declaró una quiebra que recién se arregló en 2012, cuando el fondo EI ya se había retirado.

Su vínculo directo con la Argentina se redujo a que EI estuvo asociado con la cadena NH Hoteles en la firma Latina (Latinoamericana de Gestión Hotelera), que administra hoteles en varios países de la región. Luego convirtió esa participación en acciones de NH, pero las vendió ya en 2007. Según la información de la empresa, Equity International no tiene hoy otras inversiones en el país.

Pero… hay algunos peros:

Con la quiebra del Tribune, Zell y Brodksy estuvieron relacionados como enemigos: la deuda del Grupo estaba en manos del JP Morgan y distintos fondos inversores, entre ellos Aurelius. Cuando Zell consiguió que un juzgado le aprobara un primer acuerdo –que luego se cayó- para salir de la quiebra, Brodsky lo criticó duramente por lo poco que les ofrecía a sus acreedores.

En esa pelea contra Zell, Aurelius y JP Morgan estaban del mismo lado como acreedores. En el conflicto de la Argentina con los fondos buitre, en cambio, estaban uno de un lado y otro del otro en la ya fracasada negociación para que bancos privados compraran el juicio ganado por los holdouts.

A su vez, Zell es en la actualidad “miembro del Consejo Consultivo Nacional de JPMorgan”.

Y hay todavía una casualidad más. “Anteriormente, el Sr. Zell se desempeñó como presidente de Equity Office Properties Trust, que fue vendida en febrero de 2007 a The Blackstone Group por US$ 39.000 millones en una de las operaciones de capital privado más grandes en la historia”, describe la página del fondo EI.

The Blackstone Group, a su vez, es la firma de la que se desprendió y en en la que trabajaban –es verdad que mucho antes de la vena de Equity Office- los dueños de Black Rock, el grupo que es hoy el principal gestor mundial de fondos de inversión, con activos por u$s 3,6 billones, y que presentó en la Corte de Apelaciones un escrito a favor de la Argentina contra el fallo de Griesa.

Black Rock tiene parte de las acciones de Donnelley y, según el Gobierno argentino, es socio de Elliot (Paul Singer) en empresas de sectores estratégicos: por eso ayer, en el discurso en el que mostró por error la foto de Zell, Cristina acusó a Donnelley de forzar la quiebra en la Argentina para desestabilizar al país.

Tags relacionados
Noticias del día