DESAFIOS 2021

Los 5 gestos de peronización del Gobierno que impuso Alberto Fernández

El Presidente se mostró alineado al PJ ortodoxo para sustentar la segunda etapa de su gestión en medio de un sugestivo silencio de Cristina Kirchner

Alberto Fernández decidió imponer un esquema de peronismo ortodoxo para la "segunda etapa" de su gobierno y avanzó aceleradamente en los últimos días en cinco líneas de acción aprovechando el sugestivo silencio que rodea a Cristina Kirchner desde la derrota electoral en las legislativas.

En la Casa Rosada hablan de un "cambio de época", se entusiasman con el armado del albertismo puro de cara al 2023 y el Presidente decidió recostarse en los gobernadores del PJ, la CGT y los intendentes del conurbano para sustentar un discurso de peronismo más tradicional alejado del kircnerismo extremo.

Según coincidieron ante El Cronista funcionarios del gobierno, dirigentes del PJ, intendentes del conurbano y al menos dos gobernadores, la peronización del gobierno se pudo ver reflejada en los últimos días en los siguientes gestos concretos:

EL RETO A FELETTI

Lo que hasta hace menos de un mes parecía un imposible en el mundo kirchnerista esta semana se convirtió en un hecho real y los ministros Matías Kulfas (Producción) y Julián Domínguez (Agricultura) desautorizaron públicamente al secretario de Comercio, Roberto Feletti, por hablar de una posible suba en las retenciones a las exportaciones de carnes para controlar los precios internos. El desplante a Feletti proviene de un albertista puro como es Kulfas a quien la vicepresidenta señalaba en algún momento como "los funcionarios que no funcionan" y su continuidad en el gobierno después de las PASO y la carta de Cristina Kirchner pendía de un hilo. También la desautorización a Feletti llega de un referente del PJ bonaerense con peso en las intendencias. Feletti, que al llegar al gobierno instauró un duro esquema de control de precios a pesar de los reparos de algunos albertistas ahora tuvo que callar. Ni vicepresidenta o algún kirchnerista con poder salió a sostener al secretario de Comercio.

ACUERDO CON EL FMI

Hasta ahora el acuerdo con el FMI y sus eventuales condicionantes para la economía argentina avanzan al rítmo deseado por Martín Guzmán. No sólo que en este pasaje no hubo ninguna crítica del kirchnerismo duro. Por el contrario, el jefe de Gabinete, Juan Manzur, ratificó el rumbo encarado con el Fondo al sostener ayer ante un grupo de empresarios que el Gobierno nacional "va a buscar por todos los medios un acuerdo" con el FMI. 

Un allegado a Manzur explicó ayer a El Cronista que "tanto el gobierno como los empresarios coinciden en que la Argentina necesita un certificado de normalidad para darle valor al sistema financiero y comercial". Ese certificado se llama acuerdo con el FMI. Al kirchnerista Eduardo Wado de Pedro no le quedó margen de maniobra. El ministro del Interior ayer deslizó ante representantes de bancos y telefónicas una tábula raza poco común en el mundo de la vicepresidenta: "Estamos alineados a la negociación que lleva adelante [el ministro de Economía, Martín] Guzmán", dijo. Ya no quedan dudas de que Alberto Fernández optará por someterse a las condiciones que imponga el Fondo para cerrar un acuerdo de una vez y evitar el fantasma del default en marzo.

TARIFAS SEGMENTADAS

El kirchnerismo siempre se opuso a un esquema de tarifas segmentadas o, al menos, postergó instrumentar esta vía para que no lo emparenten con supuestos medidas de ajuste. Ayer, el secretario de Energía, Darío Martínez, anunció que a partir de los primeros meses del año que viene se pondrá en marcha la segmentación de tarifas, con el objetivo de hacer "un uso más eficiente y más inteligente de los subsidios". El eufemismo busca evitar un choque frontal con Cristina Kirchner que en la carta a Alberto Fernández había advertido sobre eventuales ajustes con la quita de subsidios. Si bien no hay detalles aún de cómo será este plan de segmentación, se sabe que el esquema ya está casi cerrado en la Secretaría de Energía y responde a un plan de cruce de datos de la ANSES, AFIP, los bancos, el BCRA y el sector privado, entre otros.

INTENDENTES Y GOBERNADORES

La idea de peronizar la segunda etapa de Alberto Fernández en el poder se sustenta con un apoyo incondicional de los gremios de la CGT, los gobernadores del PJ y los intendentes de conurbano. Este esquema en las provincias y las intendencias se abona con obra pública al mejor estilo keynesiano como el que departen los ministros Gabriel Katopodis (Obra Pública) y Jorge Ferraresi (Vivienda). Pero también se ajusta con un acuerdo consensuado con los sindicatos para levantar el decreto de despidos a cambio de un debate anticipado de reapertura de paritarias. Algo de esto e habló ayer en la reunión a solas de Alberto Fernández con Hugo Moyano en la Casa Rosada. también fue parte de la cena que el martes por la noche compartió el Presidente en la residencia de Olivos con los flamantes secretarios de la CGT: Héctor Daer, Carlos Acuña y Pablo Moyano. La ecuación política de Alberto Fernández se remonta al manual básico del peronismo: apoyo sindical en territorio a cambio de políticas laborales.

EL CONSENSO

La línea del consenso albertista impera en estos días por encima del viejo teorema kirchnerista de la confrontación. Así, Alberto Fernández encomendó tanto a Manzur como el Secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz a movilizar en lo inmediato los acuerdos con empresarios, gremios, movimientos sociales e iglesias para dar con un fuerte apoyo del Consejo Económico y Social al proyecto de ley de plan económico plurianual y al acuerdo posterior con el FMI. El gobierno sabe que sólo por la vía de un consenso amplio se logrará un entendimiento rápido con Krsitalina Gerorgieva y su equipo de técnicos de la deuda.

Tags relacionados

Comentarios

  • GA

    guillermo acosta

    27/11/21

    para no entregarse, no hay que pedir, si querès subsidios, terminàs en el usurero,..o con inflaciòn, ..se acabò el verso...

    0
    0
    Responder
  • GA

    guillermo acosta

    27/11/21

    todo esto es sarasa...lo ùnico que hay que hacer es tener superàvit fiscal..punto...

    0
    0
    Responder
  • NU

    Nacho Urbizú

    26/11/21

    Alberto está lejísimos de ser un peronista ortodoxo. Tal vez ustedes no comprendan bien los que es el peronismo. Pero entregarse a los designios del FMI no lo es.

    0
    0
    Responder