Por suba de precios de los granos, el agro dejaría en 2021 hasta u$s 8300 millones por retenciones

En un contexto en que el valor de la cosecha se incrementará 41%, por los buenos precios internacionales de los cereales y oleaginosas, los derechos de exportación crecerán en torno al 33%. Esto se explica por la esperada menor producción en un año con escasas lluvias.

Con los valores estimados hoy para el momento de la cosecha y comercialización, la producción de los principales cultivos y derivados llegaría en la próxima campaña a los u$s 43.900 millones, un 41% más que en la campaña 2019/20.

Es que pese a una caída de volumen estimada por la Bolsa de Comercio de Rosario en 6 millones de toneladas de granos -otras fuentes calculan incluso más-, el incremento de los precios internacionales de trigo, soja y maíz, más que compensan la caída.

Habrá que ver cuáles son los números finales de la presente campaña pero diversas estimaciones privadas ubican entre u$s 8000 y u$s 8300 millones el aporte al fisco en concepto de derechos de exportación en la campaña 2020/21.

Sólo por la suba de precios de las últimas dos semanas, la AFIP embolsará u$s 600 millones más.

El fin de año encuentra a los productores mirando al cielo a la espera de la lluvia que permita crecer a la soja y el maíz tardío. En una campaña estival especialmente seca, los niveles de agua son claves para que los granos puedan desarrollarse.

En las últimas jornadas llovió algo en el sur y centro de Córdoba y el sur de Santa Fe, pero todavía por debajo de las marcas habituales para esta época del año. Es que el año Niña se caracteriza por escasas lluvias, que terminan golpeando a la mayoría de los cultivos.

Eugenio Irazuegui, especialista de la corredora de granos Zeni, calculó que en maíz, sumando el temprano y tardío, la cosecha alcanzará los 47 millones de toneladas, cuatro menos que en la campaña previa, mientras que en soja se llegaría a 46,5 millones de toneladas, una baja del 5% frente a los 49 millones alcanzados en 2019/20.

Si a esto se suma la contracción de 3 millones de toneladas de la cosecha de trigo, que está concluyendo la cosecha, se tiene una baja de 9 millones sólo entre los principales tres cultivos del país.   

Los analistas explican que para evaluar los rendimientos de la cosecha gruesa, especialmente soja y maíz, es determinante que llueva en enero y febrero. Recién allí podrán estimarse los rindes y por ende proyectar los volúmenes finales que alcanzará la cosecha de cada cultivo.

"Estas lluvias le dieron un empujón a los cultivos de verano (soja, maíz) para crecer en un período crítico, pero hay que ver qué pasa en enero y febrero cuando se definen los rendimientos", aseguró Gonzalo Agusto, economista jefe de la Bolsa de Cereales de Córdoba (BCCba).

Y explicó que hoy "los rindes están en 22 quintales por hectárea cuando lo normal para Córdoba es 27/28 y hasta 30 quintales".

Consultado sobre cuánto podría representar la cosecha en cuanto a retenciones, Agusto recordó que según la estimación de hace dos semanas estaba en unos u$s 7700 millones pero "con los precios FOB actuales de exportación al momento de la cosecha (abril-mayo) llegará a u$s 8300 millones".

El mayor aporte vendrá de la exportación de harina de soja con u$s 3808 millones, mientras que el poroto y el aceite de soja terminarán casi empatados con u$s 1557 y u$s 1504 millones respectivamente, pese a que el poroto cotiza para entrega en mayo a u$s 473 la tonelada y el aceite a u$s 928.

Además, el maíz aportará u$s 1097 millones y el trigo u$s 329 millones, según las estimaciones de la Bolsa de Cereales de Córdoba.

Por su parte, Federico Di Yenno, analista de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), calculó el monto de las retenciones a ingresar por la nueva cosecha en unos u$s 8000 millones. "El valor de la cosecha estará en u$s 43.900 millones, un 41% más que la campaña anterior, pero retenciones se incrementarán un 33% por menor producción y el impacto de la baja de 3 puntos de retenciones a la soja", explicó.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios