Por qué la recaudación por retenciones a las exportaciones cayó más de 25% en noviembre

A pesar del incentivo que buscó darle el Gobierno a los exportadores con una baja de las alícuotas, en noviembre la caída fue de 45% en términos reales. En qué medida influyeron la reducción del impuesto y las expectativas de devaluación según los analistas.

La recaudación tributaria de noviembre volvió a subir tanto como la inflación interanual, pero entre la muy heterogénea variación de cada impuesto lo embolsado por derechos de exportación se derrumbaron un 25% en términos nominales: el Fisco captó $ 40.259 millones cuando un año atrás había percibido $ 53.764 millones.

Se trata de un derrumbe teniendo en cuenta que la inflación de los 12 meses previos fue de 36%, por lo que en términos reales la caída es de 45%, luego de que en octubre subieran solamente 1,8%. Pero como los datos de recaudación de cada impuesto no están desagregados, hay varios factores que confluyen, según los analistas. 

Desde el Ministerio de Economía resaltan la baja de algunos puntos porcentuales en las alícuotas a las retenciones de soja y de sus derivados dispuesta a principios de octubre, mientras que a los bienes industriales finales se la redujeron a cero y a los insumos, a un 3%, aunque no eran tan altas como las del sector agropecuario por lo que su incidencia es mayor.

No obstante, esa baja de retenciones, que se revertiría de forma gradual hasta enero, buscaba incentivar un mayor caudal de exportaciones de la oleaginosa y sus elaboraciones que no se plasmó en las cifras de recaudación, a pesar de que el precio internacional subió más de 13% en noviembre.

Además, la cartera de Martín Guzmán sostuvo que tanto octubre y noviembre de 2019 dejaron una base de ingresos más alta de lo habitual por liquidaciones adelantadas antes del cambio de gobierno.

Uno de los factores que influyeron en la importante merma de ingresos por esta vía se debe a las expectativas de una devaluación del tipo de cambio oficial, sostuvieron los analistas tributarios, que lleva a los exportadores a retrasar las ventas al exterior.

"La caída en la recaudación por retenciones se debe a las expectativas de devaluación, sin dudas. El gobierno mostró una actitud de reconocer menor valor del peso y eso es olfateado por los exportadores por lo que se procrastina todo", explicó a El Cronista el tributarista Iván Sasovsky, que reconoce que la baja de alícuotas contribuyó a esta dinámica, pero en mucho menor medida.

De esta manera, la suba de precios internacionales y algunos puntos menos en las alícuotas sobre la soja fueron insuficientes para incentivar la liquidación debido a las expectativas por un salto del tipo de cambio oficial al que se pesifican los dólares que ingresan. Y ante una base muy alta que dejó noviembre de 2019 por los adelantos de liquidación ante la incertidumbre que generaba el gobierno electo entre los exportadores, la caída real se convierte en un derrumbe nominal.

Y agregó: "Lo que hace el gobierno en política cambiaria no es inocuo y la recaudación es el termómetro de la realidad económica. Actualmente los consumidores adelantan compras en dólares y los exportadores se endeudan en pesos para no vender."

Otro punto a considerar pasa por la disminución de exportaciones de servicios, resaltó el especialista Sebastián Domínguez, que señaló que muchas empresas comenzaron a deslocalizar sus operaciones de Argentina debido a que están obligadas a liquidar la divisa al tipo de cambio oficial, con lo que se hace más rentable prestarlos desde otro país como Uruguay.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios