En febrero

La producción de acero se desaceleró, pero en el sector hay optimismo por la creciente demanda

Menos días trabajados y paradas técnicas explican la caída del 12,2% en producción de laminados respecto de enero, pero se fabricó 50% más que en febrero de 2020. Construcción, agro, automotriz y línea blanca siguen traccionando.

El número frío de producción siderúrgica de febrero muestra una contracción respecto del mes anterior, y en principio, aparece como una luz amarilla en una actividad que venía en franca recuperación. 

Sin embargo, en el sector reina el entusiasmo y aseguran que la demanda "está fuerte y así continuará durante todo el año". 

Según el último relevamiento de la Cámara Argentina del Acero la producción de laminados en caliente, que en cierta forma es el indicador de referencia en esta industria, terminó en febrero con 360.500 toneladas, una contracción de 12,2% respecto de enero, cuando se llegaron a producir 410.800 toneladas. 

La producción de laminados en caliente, que en cierta forma es el indicador de referencia en esta industria, terminó en febrero con 360.500 toneladas, una contracción de 12,2% respecto de enero

Pero en la comparación con el mismo mes de 2020, en febrero pasado se alcanzó una mejora del 50,6% y esto explica, de alguna manera, el buen humor de los empresarios. En febrero del año anterior la producción había alcanzado las 239.400 toneladas.

La clave para entender estas cifras está en las paradas técnicas, que en varias plantas se hicieron en febrero, en realidad con semanas de demora por la intensa demanda de los últimos meses. A esto hay que sumar que este febrero tuvo tres días trabajados menos por los feriados. De allí el retroceso respecto de enero.

"Se mantuvo durante febrero la buena actividad de los sectores que conforman la cadena de valor de la industria del acero", asegura un comunicado de la cámara sectorial. 

Según la entidad, la actividad de la construcción privada, la producción de bienes durables (autos, línea blanca), así como la maquinaria agrícola motorizan los despachos y el consumo de acero. 

Fuentes de la industria destacan que en el caso de maquinaria agrícola "hay pedidos con entregas pendientes para los próximos cuatro o cinco meses". 

En cuanto a la producción de tubos de acero sin costura para la industria petrolera, comenzó a levantar en los últimos meses pero aún está lejos de momentos no tan lejanos. 

"La producción de hidrocarburos local continúa operando en magnitud sensiblemente inferior a la que había al inicio de la pandemia, con un nivel de actividad medido en pozos 42% por debajo de la que tenía en el mismo mes de 2020", señala el comunicado de la cámara. Y agrega: "Esto afecta de manera similar el consumo de tubos de acero sin costura para ese mercado".

"La producción de hidrocarburos continúa operando en magnitud sensiblemente inferior al del inicio de la pandemia, con un nivel de actividad (en pozos) del 42% por debajo del mismo mes de 2020

El informe destaca también que la producción de acero crudo en febrero fue de 330.800 toneladas, un 10,8% menor respecto de enero (370.700 toneladas), siendo un 3,8% menor que en febrero 2020 (343.800 toneladas).

Es un indicador de la producción total de la industria, pero que sin embargo, no muestra de manera tan precisa lo que ocurre con los distintos sectores demandantes de productos siderúrgicos.

En este contexto, fuentes del sector estiman que "éste va a ser un buen año, con un piso de mejora del 15%" respecto de 2020. Así se alcanzarían algo así como 3,6 millones de toneladas de producción. Sería un niveles semejante al 2014/15 y bastante lejos todavía del récord de 5 millones de toneladas alcanzado en 2011/12. 



Tags relacionados

Compartí tus comentarios