Por el coronavirus, la ex Enarsa obtuvo el gas licuado más barato de su historia

Ieasa licitó ayer 11 cargamentos de GNL y logró precios por debajo de los u$s 3 por millón de BTU, los más baratos desde que se empezó a importar gas licuado en 2008.

La empresa estatal Integración Energética Argentina S.A. (IEASA, ex Enarsa) consiguió los precios de Gas Natural Licuado (GNL) más baratos de su historia en la licitación de los primeros 11 cargamentos que llegarán al puerto de Escobar, Buenos Aires, entre junio y agosto.

La crisis económica mundial que desató la expansión del COVID-19 (coronavirus) como pandemia otorgó por la vía de la importación de gas una pequeña ayuda a las castigadas cuentas públicas, tal como anticipó el lunes El Cronista

Los precios que se adjudicaron hoy rondan los u$s 2,90 hasta los u$s 3,40 por millón de BTU, con y tienen un promedio de u$s 3,20. El año pasado el promedio fue de u$s 6,03.

El principal ganador fue un conocido trader global de combustibles, en lugar de un productor de gas. El total que destinará el Estado está en torno a los u$s 74 millones.

Como contó este diario el pasado 4 de marzo, IEASA volverá a llamarse Energía Argentina S.A. (Enarsa) a lo largo de este 2020, después de que en 2017 el ex presidente Mauricio Macri decidiera su cambio de nombre para borrar "huellas kirchneristas" de la institución.

Desde que llegó el primer barco regasificador a la Argentina, en 2008 al puerto de Bahía Blanca, jamás se habían conseguido precios tan bajos.

Incluso en 2013 y 2014, en el peor momento de déficit comercial energético, se llegó a comprar gas licuado por hasta u$s 16 por millón de BTU, con un altísimo costo para el Estado vía subsidios, mientras a la producción local se le pagaba un promedio de u$s 2.

Después de que la secretaría de Energía evaluara los escenarios climatológicos y de producción de gas para este invierno, la Subsecretaría de Hidrocarburos instruyó a IEASA a licitar las cargas de GNL que las autoridades salientes de IEASA pretendían adjudicar a principios de marzo.

Pero estratégicamente el nuevo directorio prorrogó esa presentación de ofertas porque observaban que la coyuntura provocada por el coronavirus implicaría una desaceleración de la actividad en China y, por ende, una demanda menor de gas (combustible que se utiliza para desplazar al carbón, más contaminante), generando una sobreoferta extra en un mercado que ya de por sí viene golpeado por la creciente exportación americana y ahora también por el parate industrial global que provocó la crisis del coronavirus.

En el medio, además, se sucedieron las fenomenales bajas del petróleo y las peores caídas de las bolsas de Estados Unidos, Europa y Asia al menos desde 1987.

Ese cuadro generó una mayor sobreoferta de gas licuado de la que ya existía, lo que desplomó los precios. El Henry Hub, principal referencia en el mercado mundial de gas, cotizaba este miércoles a u$s 1,55 por millón de BTU, con un nuevo descenso del 6%.

"Considerando que la licitación estaba prevista para ser llevada a cabo los primeros días del mes de marzo, las nuevas autoridades decidieron postergar la misma en razón de la desaceleración de la economía de la Republica Popular China y la baja internacional del precio del petróleo", comunicó oficialmente IEASA.

"La desaceleración de la economía china obligó al gigante asiático a rechazar cargamentos de GNL, lo que produjo en el mercado una sobreoferta del mismo. Consecuentemente el resultado de la postergación de la licitación por 10 días condujo a obtener el precio más bajo de la historia", se enorgullecieron las autoridades que ingresaron hace dos semanas, con Andrés Cirnigliano como presidente.

"Sería inteligente que Energía instruyera a comprar más gas licuado a la brevedad para aprovechar estas ventanas de precios", explicaron en el mercado.

Tags relacionados
Noticias del día