Por decreto, Cristina modificó el impuesto a los vehículos de lujo

El Gobierno dispuso cambios al impuesto sobre los vehículos de lujo y elevó el piso desde el cual deben pagarlo motos y embarcaciones. Los autos de alta gama seguirán bajo el gravamen del 30% del valor del bien, a partir de los 170.00 pesos; y del 50%, a partir de los 210.000 pesos.

A través del decreto 2/2014 publicado hoy en el Boletín Oficial, el Gobierno dispuso dejar "transitoriamente sin efecto el impuesto para aquellas operaciones cuyo precio de venta sea igual o inferior a 28.000 pesos” para las motos.

Esta medida se tomó luego de las reiteradas quejas de ese sector de la industria sobre que el impuesto abarcaba a una gran cantidad de modelos de motocicletas.

El decreto establece que “aquellas operaciones cuyo precio de venta, sin considerar impuestos, sea superior a $ 28.000 y hasta $ 50.000 estarán gravadas con una tasa del 30%”, mientras que “para el caso de que se supere el monto de $ 50.000 será de aplicación la tasa del 50%”.

Asimismo, para las embarcaciones, el Gobierno decidió que también “deja transitoriamente sin efecto el impuesto para aquellas operaciones cuyo precio de venta sea igual o inferior a $ 125.000”. Mientras que para aquellas operaciones cuyo precio de venta sea superior a ese valor y “hasta $ 220.000 estarán gravadas con una tasa del 30% y para el caso de que se supere ese monto será de aplicación la tasa del 50%”.

Originalmente, la ley que modificó los impuestos internos para los vehículos de alta gama gravaba con una tasa del 50% a las motos desde $ 20.000 y a las embarcaciones desde $ 100.000. Así, el decreto no sólo sube los pisos sino que además divide dos segmentos, como en el caso de los autos.

Esta modificación del impuesto, que no hace se aplica sobre los autos de alta gama, regirá hasta fines de 2014.

El impuesto de entre el 30% y el 50% sobre el valor de los vehículos de lujo entró en vigencia el primer día hábil de 2014, y afecta a los autos de alta gama, motos, embarcaciones y aviones con el que el Gobierno apunta en simultáneo a quitarle atractivo a las importaciones de esos vehículos y a aumentar la recaudación.

 

Tags relacionados