ACTIVIDAD ECONÓMICA

Piden un plan de estabilización frente a una economía que entra en fase recesiva

Así lo sostiene un informe de IAE Business School, que pone el foco en el freno que empieza a mostrar la economía en algunas variables clave a partir de segundo trimestre.

Dólar, incertidumbre y tensiones de precios están afectando las expectativas de recuperación de la economía, un cambio de escenario que sobrevino en el segundo trimestre del año y que se refleja en variaciones negativas de producción al comparar cada mes con el anterior.

Frente a ello, la alternativa es poner en marcha un programa de estabilización que pueda dar señales positivas a una economía que revirtió el ciclo de recuperación "hacia un escenario contractivo", destaca un informe privado.

"La gestión económica no logra establecer un sendero de estable para la recuperación de la actividad económica frente a la incertidumbre y tensiones en aspectos fundamentales de la economía como el mercado cambiario", sostiene IAE Business School, la Escuela de Negocios de la Universidad Austral, en su último análisis semanal.

Tras asegurar que la economía se está encaminando hacia una etapa recesiva tras la reactivación que comenzó a verse en distintos sectores a partir del tercer trimestre de 2020 y hasta los primeros meses de 2021, el informe pone el foco en una serie de variables que en la comparación interanual muestran números positivos, pero que viran a negativos en la medición desestacionalizada con el mes anterior. 

"Notamos la necesidad cardinal de establecer un programa de estabilización macroeconómico con metas de corto y mediano plazo, dado que las tensiones cambiarias e inflacionarias pueden converger a un nivel mayor", asegura IAE sin eufemismos.

Según las estimaciones del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que realiza el Banco Central, se observa una contracción de -2,5% para el segundo trimestre del año. Sin embargo, en el total anual "se proyecta que la economía crecería 6,4% en 2021 y un 2,4% en el año 2022", detalla el informe.

Esta caída en el segundo trimestre es consistente con variaciones negativas en algunos indicadores clave, como el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) de abril - el último hasta ahora- tuvo un crecimiento interanual de 28,3% pero caída de 1,2% respecto del mes anterior.

Algo parecido ocurrió el Índice de Producción Industrial, con mejora de 30,2% interanual en mayo pero contracción de -5% frente al mes previo. También se contrajo el ISAC (construcción) en un -3% mensual en mayo, y las ventas minoristas, un indicador de consumo, se achicaron nada menos que 13,1% en junio.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios