Paro en los puertos cerealeros: el Gobierno negocia contra reloj y las demoras de embarques representan u$s 1800 millones

Mientras hay 162 buques paralizados se desarrolla en el ministerio de Trabajo una reunión clave entre los gremios aceiteros y el sector privado. Pese a que “todavía no hay avances reales , según revelaron a El Cronista desde la Federación Aceitera, desde el ministerio afirman que "hoy la jornada termina con un acuerdo". 

A 20 días de paro en los puertos cerealeros de todo el país, desde las 11 de la mañana se lleva a cabo la segunda audiencia para llegar a un acuerdo encabezada por el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, con la participación de las partes en conflicto. Los buques paralizados ya son más de 162 por unos u$s 1800 millones.

Por un lado, asisten al encuentro los gremios aceiteros: la Unión Recibidores de Granos y Anexos (Urgara), el Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros de San Lorenzo (SOEA) y la Federación Aceitera (Ftciodyara). Y, por otro lado,  la parte empresarial representada por la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) y del Centro Exportador de Cereales (CEC).

Mientras fuentes oficiales del ministerio de Trabajo dicen: "hoy no nos vamos sin un acuerdo", desde la Federación Aceitera aseguran que "todavía no hay avances reales"

La medida de fuerza es histórica por dos razones. Por un lado por el tiempo, dado que inició el 9 de diciembre y lleva 20 días y, en segundo lugar, y lo que la diferencia del paro de 2015 es que en esta ocasión por primera vez se unieron los tres sindicatos más importantes de la actividad.

La negociación

Para entender de raíz la negociación y el pedido de los sindicatos es útil dividirlo en dos partes. Por un lado, los gremios aceiteros firmaron en mayo y ya recibieron un aumento de salarios del 25%. Actualmente reclaman respecto a la paritaria de 2020 un incremento del 10% por la inflación a lo largo de este año, lo que da como resultado una mejora salarial del 35%.

Además, piden que este 35% se aplique al bono que se cobra cada fin de año. El de diciembre de 2019 estuvo en torno a los 50.000 pesos y con este aumento quedaría aproximadamente por encima de los 70.000 pesos.

Por otro lado, respecto a 2021 “nosotros pedimos un sueldo básico inicial de $93.000 desde enero, es el cálculo que hacemos sobre cuánto se necesita para cubrir las necesidades básicas como educación, vivienda y salud. Significa un 25% de aumento sobre la base del 2020 , afirmó Carlos Zamboni, abogado laboralista de la Federación Aceitera.

El sector privado presentó el domingo una propuesta, que se hizo pública a través de Twitter en la que se ofreció un aumento del 35% para 2020 y para 2021 una actualización basada en el índice de costo de vida del INDEC. Lo que representa un aumento del 25% para el próximo año, pero en discrepancia con el pedido del sector gremial, desde Ciara se propuso que el aumento se pagaría escalonado en dos tramos.

Además, según explicó a El Cronista Gustavo Idígoras, presidente de CIARA, en este momento en la audiencia en el ministerio de Trabajo el sector empresarial está ofreciendo un aumento del 35% en el bono anual y un bono excepcional por la pandemia de $70.000, “estamos viendo si aceptan. El conflicto no se resuelve porque los sindicatos incrementan todos los días sus demandas .

En contraposición, Zamboni sostuvo: “Cuesta tanto llegar a un arreglo porque se está disputando si tres o cuatro vivos se van a quedar con la reactivación que vendrá en el sector o los trabajadores recuperarán parte del salario real .

El impacto económico para el país

La huelga nacional afecta el comercio de granos en los puertos del país. De acuerdo al último reporte de la agencia marítima NABSA son 162 los buques en espera en las distintas terminales portuarias. Según sus estimaciones estos buques deben cargar 3,4 millones de toneladas de diferentes productos agroindustriales por un valor aproximado de US$ 1.458 millones.

Idígoras, por su parte, dijo que el valor pendiente de carga acumulado es de US$ 1800 millones, “la mayor pérdida es a futuro. Se pierde credibilidad como país y los compradores nos castigan en precios y buscan comprar en Estados Unidos o Brasil .

Los puertos paralizados según la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) están en: Arroyo Seco, Bahía Blanca, Rosario, General Lagos, San Lorenzo, San Nicolás, Puerto General San Martín, Ramallo, Villa Constitución, Quequén y Timbúes.  

También, el paro de actividades en los puertos, “fue una de las principales causas que explicó la suba continua del precio de la oleaginosa en las últimas jornadas , informaron desde BCR.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios