Para Ferreres la inversión real cayó 8,9% anual en junio

Acumulado en el primer semestre del año una contracción de 13,4%. Cayeron tanto el rubro maquinaria y equipos como la construcción, los dos componentes de la inversión 

La Inversión Bruta Interna Mensual (IBIM), relevada por la consultora Orlando Ferreres y Asociados (OJF) terminó en junio con una caída del 8,9% respecto del mismo mes del año anterior, medido en términos de volumen físico, esto es, descontando el efecto de los precios. De este modo, el acumulado del primer semestre del año muestra una contracción de 13,4%.

En la medición a precios constantes, la inversión representó el 17,8% del PIB, mientras que medido en dólares se invirtieron u$s 6436 millones durante el sexto mes del año.

Los dos componentes de la inversión, tanto maquinarias y equipos como la construcción, registraron números negativos en junio. El primer rubro terminó con una caída del 14,2% interanual como consecuencia de una baja del 11,7% en los equipos durables de producción nacional y una baja del 16,7% en las adquisiciones del exterior.

En cuanto a las ventas del mercado interno, hubo caídas superiores al 40%, en la compra de vehículos de comerciales livianos y pesado. En términos acumulados, el rubro mostró una baja del 23,5% anual en el primer semestre del año, aunque con una contracción del 21,2% en el segundo trimestre, en relación al mismo período de 2018.

La construcción, por su parte, tuvo un descenso del 3,8% respecto a junio del 2018 y en términos acumulados, la inversión en este rubro describió una baja del 2,6% anual. El segundo trimestre de 2019 registró una baja de 1,5%, 2,3 puntos porcentuales por encima del primer trimestre.

De este modo, la consultora destaca que si bien durante este año la inversión real acumula una baja del 13,4%, los últimos datos empezaron a mostrar mejorar, aunque todavía lejos de un cambio de tendencia. Hay que recordar, no obstante, que aquí incide la base de comparación, que juega levemente a favor de los números de este año.

Esto se debe a que la inversión comenzó a caer bruscamente luego de la crisis cambiaria iniciada a fines de abril de 2018. En la medición desestacionalizada, la variable está estancada desde fines del año pasado.

Tags relacionados