INGRESOS

Para las paritarias: cuánto perdieron los salarios privados contra la canasta básica

Tras un año de pandemia, la inflación que aceleró en los últimos meses deterioró el poder de compra de los sueldos con relación a los productos básicos. Impacto en pobreza

La caída del salario en términos reales desde la profundización de la crisis económica que significo la pandemia y la cuarentena adoptada en marzo de 2020 es una de las variables que siguen desde el Gobierno de cara a las elecciones legislativas de 2021 con suma preocupación. Ante una inflación que se acomodó en la zona del 4% los sueldos en el sector privado no logran recuperar lo perdido el año pasado.

Especialmente, las peores cifras aparecen en la comparación con los productos básicos de los hogares y, más específicamente, en los alimentos, en los que son los sectores de menores recursos los que destinan una mayor parte de sus ingresos.  

Y como el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) mide la pobreza y la indigencia de acuerdo a la comparación del ingreso de cada hogar respecto a las canastas básicas total (CBT) y alimentaria (CBA), respectivamente, desde el año pasado estas variables no pararon de empeorar. 

Las subas de abril de 3,9% de la CBA y de 3,4% de la CBT fueron menores a la tasa de inflación, pero todavía ambas variables acumulan incrementos mayores desde el comienzo de la pandemia y de la cuarentena en marzo de 2020: mientras el IPC trepó un 53%, la canasta alimentaria escaló 59,1% y la total, un 54,2%. El proceso se agudizó con la apertura de la cuarentena, tras un déficit fiscal primario récord cubierto casi en su totalidad con emisión monetaria.

Y contra esas variaciones, los sueldos pierden por amplio margen. El índice de salarios del Indec trepó desde febrero de 2020 hasta marzo de 2021, último dato disponible, un 36,7%, 10 puntos menos que la inflación y más todavía contra las canastas. Pero como los salarios privados formales treparon apenas 34,5%, el deterioro es mayor.

Tal es así que si en abril los salarios privados acompañaron la inflación de 4,1%, que además es el aumento promedio mensual en lo que va del año, habrán acumulado desde el inicio de la pandemia un incremento de poco más de 40%, más de 19 puntos porcentuales menos que la canasta alimentaria y más de 14 puntos menos que la total.

Esto se traduce en una caída real de 12% respecto a la CBA y de 9% respecto a la CBT, de lo que se desprende un acercamiento de muchos hogares a los umbrales de pobreza o indigencia, si es que directamente no quedan por debajo.

Naturalmente, el segmento más vulnerable a estos índices es el sector privado informal dado que suelen ser empleos de menor remuneración y mayor sensibilidad a la actividad económica.

No obstante, el Indec reportó un incremento mayor al de los empleados registrados, luego de una caída inicial más pronunciada, debido a la flexibilidad que permite esta modalidad de contratación, pero al ser sectores de menores recursos su vulnerabilidad ante el deterioro del poder adquisitivo es más dañino en términos relativos.

Con el supuesto de un avance de 4,1% en abril, la suba habrá sido de 47,9% desde el inicio de la cuarentena, más de 11 puntos menos que la CBA (baja real de 6%) y más de 6 puntos menos que la CBT (baja real de 3%), lo que como contracara refleja un incremento de la pobreza. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios