PANORAMA POLÍTICO

Operativo seducción: los encuentros de Cristina Kirchner con el Círculo Rojo y con Juan Grabois

La Vicepresidenta cruzó la grieta pero también tiene que recuperar a sus heridos. Los reflejos de Macri y una foto con Margarita Barrientos.

Carlos Melconian no le dejó su plan a Cristina Kirchner. Repitió en público y en privado las razones de su visita a la Vicepresidenta: presentarle el proyecto del IERAL que preside. Sin embargo no le entregó el Programa 2024 cuyas bases ya expuso en marzo en el 45° aniversario de la Fundación Mediterránea y ante el llamado Círculo Rojo en la Bolsa de Comercio. El boceto incluye una propuesta de ajuste y reformas laboral y previsional, un plan de shock similar al que plantea la Fundación Pensar del PRO.

Entonces, ¿por qué se encontraron?, ¿por qué la vice y el economista saltaron la grieta? Una de dos, o es candidata o busca una reacción del Presidente.

Del lado de la Vice -que habla con todos excepto con el Presidente- sólo confirmaron la reunión, una más de una larga lista de conversaciones con economistas de distintas escuelas, como Emmanuel Alvarez Agis y Martín Redrado; gobernadores; intendentes y hasta amigos del presidente Alberto Fernández y ex funcionarios desencantados o ‘heridos' durante lo que lleva de gestión. Entre ellos se puede citar al ex canciller Felipe Solá, que nunca volvió a hablar con el Presidente después de que Santiago Cafiero le pidiera la renuncia por teléfono. Como contó El Cronista también el diputado y presidente del PJ bonaerense Máximo Kirchner y el gobernador Axel Kicillof se acercan a Mario Ishii de José C. Paz que se cansó de esperar un parque industrial prometido por el jefe de Estado y el ex ministro de Desarrollo Productivo Matías Kulfas. En la lista de charlas también se vio con un amigo de Alberto Fernández, el titular de la CGT Héctor Daer.

Máximo y Cristina suman a Mario Ishii y coquetean con quitarle apoyo de intendentes a Alberto - El Cronista

El massismo pone condiciones a su continuidad en el Frente de Todos - El Cronista

DEL OTRO LADO DE LA GRIETA

Este lunes Carlos Melconian vuelve a Córdoba para disertar en la Mediterránea. Juan Schiaretti, siempre cerca 

El caso con Melconian es distinto al de los otros economistas. Ese acercamiento rememora a la estrategia del 2017 y el 2019 cuando CFK ensayó métodos electorales que la acercaran a otros sectores, como dar entrevistas que nunca dio o recuperar el diálogo con peronistas con los que se había distanciado y hasta elegir a Fernández.

El titular del IERAL, aunque asegura que no le importa lo que digan, tuvo que repetir que es amigo personal de Mauricio Macri y que siempre charla con aquellos que piensan distinto. Justificó el salto de la grieta y la promoción de acuerdos convencido de que "tenemos que quedarnos en el país y rompernos el culo todos juntos" para que Argentina crezca y genere empleo formal.

Quedó claro de todos modos que "la doctora" y el economista tuvieron más coincidencias de las que se podría suponer. Por ejemplo comparten la visión de que el Frente de Todos perdió 18 meses, que los planes "no van más" y que hace falta decisión política porque sino "hasta Mandrake -el mago- se tiene que ir a la casa". También tienen la misma visión sobre China. "Son comunistas y fabrican autos que parecen de Alemania", definió Melconian casi con las mismas palabras que usa CFK para describir el capitalismo de Xi Jinping. Ella sin embargo ve la economía bimonetaria como un problema y él como una realidad aunque está en contra de la dolarización que algunos proponen en Juntos por el Cambio.

La capacidad de seducción de Cristina Fernández de Kirchner es innegable. Hasta un duro como Melconian terminó diciendo por Radio Mitre que toda persona merece la chance de creer en su posibilidad de cambio. Da por sentado, está claro, que la Vicepresidenta debería cambiar.

A SOLAS CON GRABOIS

Con ese mismo halo de seducción política la Vicepresidenta recibió a Juan Grabois después del acto del lunes en que cuestionó la "tercerización" de los planes sociales. Al Movimiento de Trabajadores Excluidos no les gusta hablar de planes, les parece un término "despectivo". Sus dirigentes creen que por un problema generacional ni ella ni el Presidente valoran realmente a las organizaciones sociales y el rol que cumplen sus trabajadores, a pesar de que el jefe de Estado suele hablar de la economía popular cuando reivindica a sus aliados del Movimiento Evita. Pero sobre todo les "dolió" que su "jefa política" tuviera esa mirada que consideraron peyorativa.

Cristina Kirchner dijo que "hay un festival de importaciones" y reclamó coordinación al BCRA, AFIP y Producción - El Cronista

Como con Melconian, CFK se sentó largo rato con Grabois, que tiene un vínculo muy cercano con su hijo Máximo. "No se dañó la relación", aseguraron en el MTE cuyo brazo político es el frente Patria Grande que integra el Frente de Todos y tiene tres bancas en la Cámara de Diputados de la Nación. También se reunió con Grabois el ministro de Desarrollo con la Comunidad y secretario general de La Cámpora, Andrés Larroque mientras que Eduardo 'Wado' de Pedro se ocupó de gobernadores y de la intendenta de Merlo, Mariel Fernández, que revista en el Evita.

El problema con algunos es ideológico y con otros generacional, sostienen los que desde las organizaciones sociales excusan a la Vice. Con Grabois "está todo bien" señalan cerca de ella y recuerdan que Larroque apoya el Salario Básico Universal. La verdadera pelea de poder que ya no se esconde es entre Cristina Kirchner y Emilio Pérsico, el líder detrás de la candidatura de Florencio Randazzo en el 2017 cuando CFK perdió como candidata a senadora frente a Esteban Bullrich en Buenos Aires y el sostén del Presidente hoy. Lo dejó bien claro una vez más Larroque que este sábado acusó a Pérsico y a Fernando "Chino" Navarro de mantener "un vínculo promiscuo" con el macrismo a cambio de planes.

UN PROBLEMA COMPLEJO

El Gobierno no encuentra una fórmula más eficiente que los planes como  el Potenciar Trabajo, apenas un paliativo para el mal mayor que es la crisis económica, la falta de empleo formal, y la caída del poder adquisitivo de los asalariados frente a los fatídicos índices de inflación. Más de un tercio de los argentinos sigue bajo la línea de pobreza y según estudios privados cada día 2800 personas más engrosan ese porcentaje.

En ese marco Grabois, junto a los diputados Itaí Hagman, Federico Fagioli y Natalia Zaracho del Patria Grande, y Leonardo Grosso del Movimiento Evita, insisten con la creación por ley del Salario Básico Universal. A todos ellos los 'banca' Máximo Kirchner que usó la lapicera a favor de sus lugares en las listas pero que aún no está del todo convencido de que ese instrumento sea la solución. Ni siquiera Cristina Kirchner que le manifestó a Grabois las dudas que aún tiene.

El argumento en Casa Rosada contra el SBU es fiscal. El proyecto representa un punto del PBI. Imposible de digerir para el Ministerio de Economía que viene logrando la aprobación del FMI.

Grabois y su tropa aceptarían arrancar por un universo más chico, una prueba del funcionamiento de un subsidio laboral administrado por el Estado -léase ANSES- que cobrarían directamente los beneficiarios sin intermediarios. Hoy hay más consenso en Todos pero no el suficiente para que avance la ley. Además, ¿por qué la apoyarían gobernadores e intendentes que se entusiasman con recuperar la administración y el control?

En ese contexto reapareció Mauricio Macri que lejos de sentirse responsables se siente reivindicado. Apoyó esta semana a María Eugenia Vidal y a Cristian Ritondo en detrimento de Horacio Rodríguez Larreta y Diego Santilli para la carrera presidencial y la gobernación bonaerense respectivamente. Rápido de reflejos, en medio de la pelea por los planes, volvió a Los Piletones con Margarita Barrientos y la ex primera dama Juliana Awada. Fue una foto casi calcada de las de su última campaña.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios