Nación controla a Edenor y Edesur y recupera un poder que cedió Macri a Larreta y Vidal

Las autoridades de Nación, la Ciudad y la provincia de Buenos Aires se reunieron para normalizar el poder concedente. Implicará, también, hacerse cargo de subsidios.

Las autoridades de la Nación, la Ciudad y la provincia de Buenos Aires se reunieron el martes para iniciar "un camino de acuerdo para el servicio de distribución eléctrica" en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

Según el comunicado oficial, "en el encuentro se acordó el inicio del proceso por el cual se asegurará la regulación y el control del servicio de distribución eléctrica" que prestan Edenor y Edesur en la Capital Federal y el Gran Buenos Aires (GBA), "teniendo el Estado Nacional el poder concedente sobre las empresas distribuidoras y comercializadoras, que en 2019 se había intentado delegar".

Así, el secretario de Energía, Darío Martínez, encabezó por el Gobierno nacional la recuperación formal de un poder de control sobre las empresas que el ex presidente, Mauricio Macri, había cedido en 2019 al jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, y a la ex gobernadora, María Eugenia Vidal.

El pase de manos del poder concedente nunca llegó a tener un impacto en el sector por la asunción de Alberto Fernández en Nación y de Axel Kicillof en Buenos Aires.

"Lo que hizo el Gobierno en 2019 es sacarse de encima a Edenor y Edesur, cediéndolas a Ciudad y Provincia, que pidieron hacerse cargo sin deuda, sin pasivos regulatorios", contó el subsecretario de Energía de Buenos Aires, Gastón Ghioni, en diálogo con El Cronista.

"El Ente Metropolitano Regulador del Servicio Eléctrico (EMSE) quedó trunco porque Kicillof nunca terminó de constituirlo y nos encontramos ante un vacío formal en cuanto al área de concesión", agregó.

En concreto, habrá poco impacto en el sector, ya que nunca en la formal la Nación había dejado de ejercer ese poder de control sobre las empresas.

Además de Martínez y Ghioni, en la reunión estuvieron el subsecretario de Energía Eléctrica de la Nación, Federico Basualdo, y el ministro de Desarrollo Económico y Producción de la Ciudad de Buenos Aires, José Luis Giusti.

El Consenso Fiscal que Macri alcanzó con los gobernadores estuvo condicionado a que Nación dejara de girar subsidios a la Ciudad y la provincia de Buenos Aires para las tarifas de los usuarios, ya que en el Interior las distribuidoras son provinciales o privadas dependientes de la firma de cada gobernador, que deben asumir los costos políticos de aumentar tarifas o pedirle plata al Tesoro para los subsidios.

En ese proceso, hubo un perdón de deudas cruzadas a Edenor y Edesur que llegaron hasta los $ 35.000 millones en conjunto, operación que fue cuestionada por Basualdo este año, cuando todavía estaba como interventor del Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE).

Por otro lado, en los próximos días la Nación girará a Buenos Aires unos $ 4100 millones para que la provincia pague una deuda por el consumo de energía en barrios populares con medidores comunitarios.

A cambio de esta transferencia, se les pedirá a Edesur y Edenor que hagan obras prioritarias para mantener la calidad del servicio y evitar cortes de luz en el verano.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios