Moyano pide abrir la discusión con la meta de un aumento transitorio

Cada vez que puede Hugo Moyano se muestra decidido a desmarcarse de las definiciones que emergen de la primera línea sindical abroquelada en la conducción de la CGT. Y su posición respecto a la negociación salarial en medio de la cuarentena no escapa a esa lógica, al menos en público. Por eso, a contramarcha de la opinión compartida en la CGT sobre la imposibilidad de avanzar en la discusión de paritarias en medio del aislamiento y en el contexto de una fuerte caída de la actividad, Moyano anunció a la representación empresaria del transporte de cargas su pretensión de comenzar a negociar en los próximos días el nuevo aumento salarial para los trabajadores afiliados al Sindicato de Camioneros.

Esa postura fue anticipada informalmente por su hijo y número dos de Camioneros, Pablo Moyano, en diversos encuentros que mantuvo con empresarios del sector, agrupados en la Fadeeac y en Faetyl. Para esta semana el gremio remitirá a ambas cámaras la comunicación oficial para abrir la negociación destinada a discutir la recomposición salarial a partir del 1° de julio, cuando vence el convenio vigente. La misma notificación enviará al Ministerio de Trabajo pidiendo la apertura de la paritaria.

Sin embargo, entre referentes de la propia cúpula de Camioneros ya admiten las dificultades para discutir un incremento de carácter porcentual y plantean como la solución más factible la idea de avanzar con una suma fija transitoria por lo menos hasta que se concrete la salida de la cuarentena obligatorio. El monto, los plazos y el carácter remunerativo o no de ese suplemento aún está muy lejos siquiera de empezar a definirse. Es que dentro de las cámaras empresarias del sector alertan que es imposible evaluar cualquier tipo de recomposición ante las dificultades que atraviesa la actividad como consecuencia del parate de la económía. "La situación de la actividad es crítica", afirmaron al respecto de la Fadeeac y recordaron que ya las empresas hicieron frente en abril al segundo tramo (10%) del aumento del 26,5% que se fijó en la paritaria sectorial para el primer semestre de este año. Desde esa cámara también recordaron que las compañías del transporte de cargas evitaron despidos pese a la menor actividad y el aumento de sus costos.

"Entre la caída de volumen, el aumento de las improductividades y la cantidad de gente licenciada por ser grupo de riesgo es imposible aumentar nada. Ellos (los Moyano) conocen como están las empresas", indicó un empresario que integra la FaeTyl.

Tags relacionados
Noticias del día