ES UNA PROPUESTA PARA REEMPLAZAR GANANCIAS

Montoya: "Se debe crear un impuesto a los ingresos para las personas"

El asesor de Scioli propuso en IDEA subir la presión fiscal sobre las personas, también a los trabajadores, y bajarla a las compañías. Braun, del PRO, prefirió no definirse

"Yo sufrí por tener que cobrar el Impuesto sobre los Ingresos Brutos", aseguró el ex director de ARBA, Santiago Montoya, funcionario en cuyo mandato al frente del ente recaudador bonaerense se eliminaron casi todas las exenciones del viejo Pacto Federal de los 90. Y ahora, como hombre de consulta en la materia, aunque no sea el único, del candidato presidencial del Frente para la Victoria, Daniel Scioli, el actual titular del Grupo Bapro propone aumentar la carga tributaria de los individuos, a través de un "impuesto a los ingresos" que reemplace a Ganancias y grave "la riqueza de las personas", incluidos los trabajadores y jubilados. En paralelo, Montoya promueve disminuir en forma paulatina la presión tributaria sobre el comercio internacional, así como la del Impuesto a las Ganancias de las compañías.


"Es una propuesta para 20 años; no prometo hacerlo ya, aclaró Montoya al exponer en el panel "Reforma Tributaria: Propuestas desde la política y desde los profesionales de Ciencias Económicas" que compartió con Miguel Braun, asesor del PRO, y Fabián Medina, del Frente Renovador, así como con Humberto Bertazza, presidente del Consejo Profesional de Ciencias Económicas porteño, en el Encuentro de Impuestos de IDEA.
Montoya aclaró que a su juicio, en un próximo gobierno de Scioli no habrá nuevos impuestos ni alícuotas para los que ya pagan impuestos, aunque si pueda haber "actualizaciones de base imponible". En cambio, se deberá atacar, propugnó, la "economía sumergida".


Mostró gráficos comparativos de la composición del Impuesto a las Ganancias en distintos países, con respecto al peso del pago por parte de personas físicas y de empresas, y consideró que en la Argentina está "totalmente desnaturalizado", debido a la gran incidencia de las compañías frente a los individuos.


Para acabar con la mala prensa de lo que se ha dado en llamar "impuesto al trabajo", propuso llamarlo "impuesto a los ingresos", y vincular el mínimo no imponible, las alícuotas y las deducciones del nuevo gravamen al Salario Mínimo Vital y Móvil, de modo que los actualice el mismo Consejo del Salario que renueva periódicamente ese parámetro.


En esto coincidió, Bertazza, quien dijo que "no hay margen de discusión" acerca de que los sueldos y las jubilaciones son un concepto gravado por Ganancias, al tiempo que aceptó que las deducciones y alícuotas se actualicen según la variación salarial. Lo hizo al comentar la propuesta de reforma impositiva de 600 páginas del Cpcecaba, que se actualizó este año.


Sobre las retenciones, Montoya dijo que se deben reducir o eliminar las que pesan sobre las exportaciones de las economías regionales; eliminar los derechos de exportaciones de productos industriales y en general, darles una aplicación selectiva.


Para el impuesto al cheque, desde la visión del funcionario, se debería ampliar el cómputo a cuenta de otros tributos y promover la reducción paulatina, aunque "dejando siempre una pequeña huella, para que la operación quede registrada".


En cuanto a la presión fiscal provincial, tras cinco años fuera de la función de recaudador, Montoya se dio el lujo de atacar el Impuesto de Sellos y pedir que se reduzca su incidencia, debido a que "atenta contra las inversiones, especialmente en infraestructura", así como de proponer la reducción del Impuesto sobre los Ingresos Brutos o su reemplazo por un impuesto a las ventas o un IVA provincial.


Braun evitó referirse al Impuesto a las Ganancias de los trabajadores, y al ser consultado por El Cronista dijo que esto se debió a que "no hay acuerdo" en el PRO, aunque se estudian distintas opciones para combinar mínimo no imponible, deducciones y alícuotas.

El economista y funcionario del Banco Ciudad propuso "eliminar el impuesto inflacionario", así como una reducción de las retenciones, pero sin afectar la sustentabilidad fiscal, junto a la "devolución instantánea" del IVA a exportadores, que hoy sufren "costos financieros" por los retrasos de la AFIP.
Medina habló de desgravar la reinversión de utilidades junto a un cambio de la Ley Pyme.

Tags relacionados