EL TEXTO DE PINEDO Y PICHETTO FUE CUESTIONADO A NIVEL NACIONAL E INTERNACIONAL

Ministerio Público: marcha atrás del PRO y el PJ ante las críticas a la reforma

El ministro Garavano lo defendió, pero los senadores admitieron que deberán hacer cambios ante los cuestionamientos. El debate en comisiones sigue el martes

Con una celeridad que el Congreso sólo le imprime a contados proyectos, el Senado comenzó a tratar ayer en comisiones la propuesta que presentaron el viernes último Federico Pinedo (PRO) y Miguel Pichetto (PJ-Frente para la Victoria) para reformar la ley que rige al Ministerio Público Fiscal.

Para defender la iniciativa estuvo nada menos que el ministro de Justicia, Germán Garavano, aunque su paso por el Congreso no consiguió los resultados esperados: los senadores ya dejaron trascender que harán cambios a la iniciativa, muy cuestionada en ámbitos especializados nacionales e internacionales porque podría comprometer la independencia del futuro procurador.

Una de las modificaciones principales que aceptarían los legisladores del oficialismo y la oposición pasa por el mecanismo de remoción del futuro procurador. El PRO y el PJ terminarían reinstalando la mayoría agravada de dos tercios para esa instancia, aun en contra de los dichos de Garavano ayer. "Sólo la Constitución puede disponer el juicio político. No una ley", advirtió el funcionario, en referencia al requisito que hasta ahora había impedido al Ejecutivo echar a Alejandra Gils Carbó, quien finalmente presentó la renuncia con fecha 31 de diciembre. Sin embargo, el propio Garavano aseguró ayer que el Ejecutivo se tomará su tiempo para designar al reemplazante de Gils Carbó, una decisión que podría postergarse hasta marzo o abril próximo, ya con la vigencia de la reforma del Ministerio Público.

Por ahora, el proyecto en estudio reemplaza al juicio político por una decisión de la Casa Rosada o de la Cámara baja con acuerdo del Senado, para lo que sólo exige el consenso de la mitad más uno de cada cuerpo. Un punto cuestionado por la Asociación de Fiscales, el CELS, la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia, Poder Ciudadano y la Asociación Iberoamericana de Fiscales, entre otros, porque debilitaría la independencia del Ministerio Público.

El punto, cuestionado en la comisión por varios integrantes del PJ-FpV, provocó un cruce áspero entre Pichetto y su vice en el bloque, el formoseño José Mayans, que también había azuzado al presidente de la comisión, el entrerriano Pedro Guastavino, de su mismo bloque, por el apuro para avanzar con la iniciativa. "Podemos evaluar el tema de la remoción para darle estabilidad, pero la verdad es que los dos tercios son para la Corte Suprema", se fastidió Pichetto. Más tarde, fuentes del oficialismo y de la oposición admitían que el artículo deberá ser revisado.

Lo que no sería modificado es el cambio en las mayorías necesarias para la designación del procurador. Hoy el requisito es de dos tercios de los presentes en el Senado, pero con la nueva ley el Gobierno sólo necesitaría de la mitad más uno de los integrantes del cuerpo. Es decir que en vez de 48 votos (en un escenario de asistencia perfecta), le alcanzará con 37.

Además, la dupla PinedoPichetto también dejó trascender que aceptarían proteger en el proyecto a algunas de las fiscalías especializadas creadas por Gils Carbó, luego de escuchar en la comisión a los organismos de derechos humanos, que leyeron ante los senadores un documento de "profundo rechazo" a la iniciativa.

Tags relacionados