Más previsiones de recorte en oferta de soja empuja los precios a máximos desde 2016

Hasta febrero ingresarán unos u$s 8000 millones, por ventas de unas 15 millones de toneladas de soja y un remanente de 2 millones toneladas de maíz de la cosecha 2019/20, más la nueva cosecha de trigo.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) recortó ayer las estimaciones de la cosecha de soja 2020/21, agregando en la práctica otro factor de impulso a los precios internacionales de la oleaginosa, que de este modo ya alcanzó su máximo valor desde 2016.

De acuerdo al informe difundido por el organismo, la soja en el mercado de Chicago con posición a enero de 2021 tocó los u$s 420,9 la tonelada, siguiendo el rally alcista que comenzó hace casi un mes.

"Éste es el nivel más alto desde hace cuatro años y medio", señaló Eugenio Irazuegui, analista de la corredora de granos Zeni.

Analistas esperan que estas cotizaciones se mantengan, abonando el puente de dólares que Argentina necesita para llegar a marzo, cuando comience a venderse la cosecha gruesa 2020/21. Se prevé que entre noviembre y febrero de 2021 ingresen unos u$s 8000 millones.

Fuentes del mercado señalan que aún quedan sin vender 15 millones de toneladas de soja (unos u$s 6000 millones) de la campaña anterior, sumados a los 2 millones de maíz de 2019/20. Además, está la cosecha de trigo de la  campaña 2020/21, por unos u$s 1700 millones.

En el caso de Estados Unidos el USDA estima que la cosecha se ubicará en 113,5 millones de toneladas, más de dos millones menos que los 115,69 previstos por informes privados, y por debajo de los 116,15 millones de toneladas proyectadas por el propio USDA en el informe de octubre.

El organismo estadounidense también recalculó a la baja la estimación de cosecha de maíz en ese país, con un volumen de 368,49 millones de toneladas frente a los 372,36 millones.

En el caso de Argentina, el organismo estadounidense redujo la previsión de la cosecha de soja de la campaña 2020/21 de 53,5 a 51 millones de toneladas, mientras que el trigo pasó de 19 a 18 millones. La estimación para el maíz se mantiene en 50 millones de toneladas.

Hay que aclarar que según fuentes del sector la proyección de cosecha de trigo en el país se ubica hoy en 16,8 millones de toneladas. Incidió la fuerte sequía que afectó al cultivo durante gran parte de su período de crecimiento, derivando en un impacto en los rindes.

La previsión de menor oferta, tanto en Estados Unidos como en Brasil, Argentina y otros países productores de granos, sumado a la sostenida demanda de China y a cierta debilidad del dólar, está empujando al alza los precios de las commodities agrícolas. Esto ocurre no sólo en soja, sino también en maíz y trigo.

"El precio del trigo viene subiendo por un tema climático", consideró Irazuegui y dijo que en el caso de maíz hubo un recorte en la cosecha de Estados Unidos y se agregó más demanda de China".

"La suba de precios de los granos tiene implícito los problemas climáticos en Sudamérica", señaló Juan Manuel Garzón, economista jefe del Ieral de la Fundación Mediterránea.

Entiende que éstos son "muy buenos precios para cerrar negocios", y atribuyó estos valores, en parte, a la especulación. "Cuando se ven estas subas rápidas es por una sobrerreacción de precios por fondos especulativos", explicó.

Para David Miazzo, economista jefe de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA), "la recomposición de la demanda de China llegó para quedarse" y la importante emisión monetaria de la Reserva Federal y el Banco Central Europeo (BCE) "tira para arriba los precios de los commodities".

En el sector tampoco descartan un efecto por la caída de la brecha cambiaria. "Es un incentivo a vender si sigue bajando", apuntan fuentes privadas.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios