Más actividad y dólar empujan los precios mayoristas de octubre al 4,7%

Es el mayor nivel en lo que va del año y pone presión sobre la inflación de noviembre y diciembre. No es un dato menor, si se tiene en cuenta que el este dato se registró en un escenario de tarifas de servicios públicos congeladas y sin aumentos en servicios con precios regulados.

El Índice de Precios Internos al por Mayoristas  (IPIM), que releva el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) alcanzó en octubre el 4,7% en relación al mes anterior.

Es el resultado de productos nacionales que subieron en promedio 4,6%, mientras que los bienes importados que lo hicieron a un ritmo de 5,6%.

Así los precios mayoristras acumulan en el año 24,5% y se ubican en 36% en los últimos doce meses, 1,4 puntos porcentuales más que en la medición correspondiente a septiembre. 

La continua devaluación del tipo de cambio oficial en el décimo mes del año, siguiendo la política de mini devaluaciones (crawling peg) del Banco Central, se tradujo en un nuevo empujón en los precios mayoristas. 

También continuó la tendencia alcista, producto de una mayor actividad en numerosos sectores, y el impacto de la fenomenal emisión monetaria a que apeló el Gobierno para atender a empresas /ATP) y familias (IFE) en el contexto de la pandemia de Covid-19.

En el desagregado por grandes rubros, los productos primarios mostraron un avance de 5%, mientras que los bienes manufacturados se movieron al 4,5% y los bienes importados, como ya se mencionó, el 5,6%, en gran medida, debido a la suba del tipo de cambio. 

La noticia positiva es la baja del 0,1% en energía eléctrica. Es una caída marginal pero que responde exclusivamente al congelamiento de las tarifas de servicios públicos. La duda que subyace es qué ocurrirá a partir de 2021 cuando empiece un proceso gradual de actualización de las tarifas. 

Hacia adelante, el 4,7% del IPIM de octubre pone presión al índice de precios al consumidor, que según el organismo estadístico oficial, trepó a 3,8% en octubre. Se espera un bimestre final del año muy "caliente" en materia de precios.

Por otra parte, el Indec también dio a conocer el Índice del Costo de la Construcción (ICC), que subió 3,7%. El dato saliente es que se registró un fuerte salto en materiales, que aumentaron en promedio 7,8%. 

Esto se dio en un contexto de sobre demanda de muchos insumos, por stockeo de los corralones y compras de particulares que buscan cubrirse de una posible devaluación. 

En cierta medida, el ICC es el espejo en que se refleja la incertidumbre que reina en el sector, por los moviemientos cambiarios que impiden despejar el horizonte en cuanto a los valores de reposición de la mercadería.

Si bien en lo que va del año el costo de la construcción creció 22,9%, los materiales casi duplicaron ese porcentaje, al trepar a 44,1% entre enero y octubre.

En contraste, el rubro mano de obra avanzó apenas 7,9%, en un contexto caracterizado por suspensiones y pérdida de puestos de trabajo por las restricciones impuestas para combatir la pandemia. Los gastos generales, por su parte, crecieron 19%, bastante menos que el nivel general de la actividad.

 

 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios