¿Macri versus Rodríguez Larreta? Se largó la pelea en Juntos para 2023

Tras las elecciones del domingo, en que la oposición se impuso a nivel nacional, el ex presidente viaja mañana a Arabia Saudita, invitado por el Príncipe

Con su salida del poder, Mauricio Macri se fue transformando en un tiempista, un político experto en el manejo de los tiempos para evitar conflictos innecesarios. Así, cuando el conjunto de la oposición, e incluso del Gobierno, estén atentos a una eventual competencia anticipada por la candidatura presidencial de 2023 dentro del PRO, el ex presidente estará viajando a Riad.

En efecto, el príncipe heredero Mohamed Bin Salman invitó a Macri a visitar su país entre del 15 al 25 de noviembre y hacia allí se dirigirá hoymismo, tras obtener el permiso para salir del país que le otorgó el juez subrogante de Dolores, Martín Bava, luego de pedir información sobre el vuelo y el itinerario del viaje.

Y para que no haya dudas al respecto, desde su mesa chica explicaron que nunca estuvo en su intención hablar anoche en el búnker de Costa Salguero ni competir por el protagonismo con ningún candidato. Tampoco con el Jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, que hace años trabaja para ser su heredero natural.

"No sé por qué suponen que hay tensión entre ambos. Antes de viajar a Estados Unidos y Qatar, Mauricio le hizo una serie de pedidos a Horacio para incluir en las listas y los cumplió todos. No hubo ni un sí ni un no", aseguraron a El Cronista cerca de Horacio Rodríguez Larreta.

Es que no quieren reconocer que el ex presidente tiene vocación de volver a la Casa Rosada. "No es lo que nos dice a nosotros ni lo que dice a los amigos que tenemos en común, no sé por qué tenemos que pensar en ese a supuestos, cuando la relación entre ellos siempre fue sincera", explicaron.

Otro dirigente, que conoce muy bien a ambos, cree que "Mauricio está obligado a mostrarse interesado por volver, pero sobre todo como una especie de seguro frente a la andanada judicial que promueve las espadas de Cristina Fernández de Kirchner, pero me parece que su vocación no pasa por ahí", dijo.

Como sea, las especulaciones están a la orden del día. Hay quienes están convencidos de que el acto que realizó Macri en Dolores fue el inicio de una campaña política al "segundo tiempo" de su presidencia. Otros creen que no, que como no tiene fueros, está necesitado mostrar respaldo dentro del amplio espectro de la oposición.

Lo cierto es que ayer, cuando fue a votar, lo hizo rodeado de un grupo de adherentes que coreaba "Sí, se puede" y lo vivaba eufórico, al punto que los custodios -asustados- terminaron apretando a los periodistas que fueron convocados para un diálogo informal, lo que obligó al ex presidente a alejarse rápidamente del lugar. Hay que recordar que para las PASO, Macri concurrió solo, sin otra compañía que la de su propio vocero.

Entre los apretujones, el ex presidente alcanzó a decir que se venía en la Argentina "un cambio de era, guiado por la verdad y la sensatez" y anticipó que "Juntos por el Cambio va a ayudar para que la transición (hacia el 2023) sea lo más ordenada posible".

¿Puede candidatearse un político que se presentó a la reelección y perdió? Más allá de que creció su imagen positiva en el último año, ¿tiene Macri alguna chance de reducir una imagen negativa al punto de que tenga chance de volver a ganar una elección? ¿De verdad quiere pedirle a la ciudadanía otra chance como presidente o lo que busca es un rol de estadista/consejero dentro de la coalición opositora? ¿Eventualmente, tiene una estructura para armar una candidatura presidencial? ¿O se conformará con ser candidato en Córdoba o en provincia de Buenos Aires?

Macri, que ya es un político profesional, que carga sobre sus espaldas con más de diez campañas poliicas, no va a anticipar sus verdaderos deseos. Como tiempista, verá cómo se desarrolla el panorama electoral en la Argentina. Competidores en su espacio no le faltan, así que lo mejor -evalúa- es continuar con la incógnita.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios