EL PRESIDENTE DECIDIÓ PONER FIN A LA POL TICA DE DEFENSA DEL KIRCHNERISMO

Macri redefine el rol de los militares y los involucra en seguridad interior

Modificará y derogará decretos que limitaban su accionar. Podrán actuar en las fronteras, custodiar "objetivos estratégicos" y asistir a gendarmes, prefectos y policías

El presidente Mauricio Macri anunció una reestructuración sustancial de los roles y funciones que desempeñan el Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea, en el marco de su programa de reformas que, entre tantos puntos, prevé la unificación de recursos materiales y armamentísticos de las fuerzas armadas y su "integración operativa" en funciones de apoyo logístico a la Gendarmería, la Prefectura y policías en seguridad interior.

El comandante en jefe de las fuerzas armadas arrancó la semana rodeado de generales, almirantes y brigadieres en el Hangar de Aviación del Ejército, en Campo de Mayo. Toda una señal de la visión que Cambiemos quiere dar a la nueva etapa militar, en la que primará el uso compartido de recursos, cuando se procura achicar el gasto.

Macri anunció formalmente la reforma del Sistema de Defensa Nacional con la modificación del decreto 727/2006, firmado por Néstor Kirchner ese año, siendo ministra del área Nilda Garré. Con los cambios, procura ampliar la definición de "agresiones de origen externo", hoy circunscriptas a fuerzas estables de otros países. Los cambios también prevén la derogación del decreto 1691, del mismo año, que definió los "principales criterios estructurantes del Instrumento Militar".

El presidente justificó los cambios, que suscitaron críticas de la oposición y organismos de derechos humanos, en la percepción de "un mundo complejo donde las amenazas y riesgos que afectan a los estados requieren una organización y una articulación eficientes".

Macri anticipó que los efectivos podrán "colaborar con la seguridad interior", principalmente "brindando apoyo logístico en la zona de fronteras", y reconoció como "fundamental" en las nuevas misiones de las tres armas "la custodia y protección de objetivos estratégicos", entre ellos "el ciberespacio".

El Cronista tuvo acceso al decreto que se publicará en las próximas horas, y que junto con una ley para el personal militar, fijarán el marco para la defensa. El texto por enviar al Congreso, según supo este diario, prevé el alistamiento de "reservistas profesionales" para nutrir las dotaciones militares.

En los considerandos de los cambios, el decreto modificatorio de Macri critica el marco normativo vigente, al que casi tilda de inconstitucional por entender que hubo "un exceso reglamentario" de la ley de Defensa sancionada por el Congreso. "No resulta adecuado restringir las potencialidades para la defensa nacional", podrá leerse en breve.

La normativa fijará que los militares pueden actuar "en forma disuasiva o efectiva ante agresiones de origen externo contra la soberanía, la integridad territorial o la independencia política"; "la vida y libertad de sus habitantes" o "cualquier otra forma de agresión externa que sea incompatible con la Carta de las Naciones Unidas".

En su nueva redacción, el artículo 3 del decreto 727/2006 permitirá a los militares actuar en "operaciones de defensa de los intereses vitales de la nación", "operaciones en el marco de la ONU u otros organismos internacionales" y "operaciones encuadradas en la ley 24.059", es decir, la ley de Seguridad Interior. Con respecto a este último punto, el decreto fijará la "integración operativa de sus funciones de apoyo logístico con las fuerzas de seguridad".

Desde el oficialismo insistieron en que los militares no combatirán el narcotráfico o el crimen organizado, pero sí ejercerán "permanente control y vigilancia de las fronteras, aguas jurisdiccionales y custodia de objetivos estratégicos", hasta hoy limitadas a gendarmes y prefectos, que podrán ser destinados a tareas en la frontera o para desempeñar funciones de policía en centros urbanos, tal como pretende la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

Durante el anuncio, Macri también dijo que el personal militar requiere "un servicio de salud de calidad". En secreto, el ministro de Defensa, Oscar Aguad, y su histórico asesor en política sanitaria, Pedro Barrios, hoy presidente de la obra social castrense (Iosfa), avanzan en un plan de reforma que incluyó, en las últimas semanas, la realización de encuestas de satisfacción entre los afiliados. ATE, sin embargo, denuncia un progresivo vaciamiento de la entidad.

Tags relacionados