Las proyecciones sobre la coparticipación apuntan a que persistirá la sangría de la recaudación

Las perspectivas de Economía & Regiones señalan que las transferencias automáticas a las provincias ascenderán un 27,9% en agosto, lo que puede ser un indicio de una nueva baja recaudación del IVA, teniendo en cuenta que este mes tuvo lugar excepcionalmente el vencimiento anual de Ganancias, el otro impuesto coparticipable de gran recaudación.

La parálisis de una buena parte de la actividad económica que significaron estos ya más de cinco meses de cuarentena por el coronavirus golpeó los ingresos tributarios, de tal manera que en lo que va del año la caída en términos reales es de más de 11,3% y contribuyó a profundizar los desequilibrios en las cuentas públicas.

A pesar de que agosto significó una flexibilización de las restricciones respecto a julio, los números no parecen mejorar, según anticipan las perspectivas del aumento de los ingresos de coparticipación bastante inferiores a la inflación interanual esperada.

La consultora Economía & Regiones (E&R) estimó que el volumen de fondos coparticipados por transferencias automáticas ascendieron un 42,1% en la primera quincena de agosto, con respecto al mismo período de 2019.

No obstante, al proyectar la variación para todo el mes, el incremento sería de apenas 27,9% y configuraría una merma real de casi 9% al contrastarse con la inflación del período que la consultora estima en 40,2% (y un 3% mensual). Así, el deterioro sería cercano al cerca del deterioro del acumulado de los siete meses previos, de 11,6%.

Como estos fondos se distribuyen en tiempo real, la proyección puede ser un indicio de una nueva baja recaudación del IVA, que se espera que en agosto haya continuado severamente afectada por la cuarentena.

Es que este mes las empresas debieron tributar sobre lo facturado en julio, que entre el 1° y el 17 tuvo restricciones muchas más duras que las de mayo y junio. El saldo diferido podría contrarrestar este factor bajista, dado que las pymes adheridos a este régimen deben pagar sobre lo facturado en mayo, cuando el mes pasado abonaron sobre los ingresos declarados de abril, el mes más cerrado de los más de 150 días de confinamiento.

Pero además, el vencimiento anual del impuesto a las Ganancias que originalmente es en junio se pasó a agosto y se pagó entre el 11 y el 13, por lo que mostrará una mayor suba interanual que la que venía teniendo. Al ser el otro de los grandes impuestos coparticipables, la prórroga explicó la suba de 42,1% de las transferencias automáticas de la primera mitad de agosto, por lo que la proyección del mes de 27,9% denota que el IVA captó ingresos inferiores a los de meses anteriores.

La suba nominal de la coparticipación se mantiene en niveles similares a los de mayo y junio, cuando fue de 26,6% y 22,9% respectivamente. En esos meses, los ingresos por IVA neto de devoluciones mostró variaciones de 11% en mayo y 10,1% de junio. En abril, el impuesto recaudó apenas un 3,6% más que abril de 2019 y la coparticipación avanzó sólo 6,8%, cuando antes de la pandemia se movía en niveles similares al de la inflación.

Esta baja real alcanzaría a todas las provincias, pronosticó E&R. La mayor caída la sufriría CABA con una importante contracción de 13,1%, seguida por Córdoba (-10,6%), Santa Fe (-10,4%), La Pampa (-10,2%), Formosa (-9,4%) y San Luis (-9,2%). En tanto, el menor retroceso lo experimentaría Buenos Aires, de 7,2%. 

Las 17 jurisdicciones restantes verán un deterioro de estos ingresos en agosto de entre 8,1% y 8,8%, lo que indica un bajo nivel de dispersión. De hecho, si no se contabilizara el desplome de CABA, la baja promedio sería de 8,5%.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios