Cuáles son

Caputo y Adorni ganan poder en el Gobierno y les trasladan la mayoría de las empresas públicas

El vocero presidencial será el responsable de determinar las políticas sobre la totalidad de los medios estatales como Télam, Radio y Televisión Argentina, Contenidos Públicos, entre otros.

En esta noticia

El vocero presidencial, Manuel Adorni, será el responsable del manejo de los medios públicos, según lo confirmó él mismo en su habitual conferencia de prensa este martes. Se trata de una decisión que ya estaba tomada desde hace varias semanas dentro del Gobierno y forma parte de la política de desconcentración de empresas públicas de la Jefatura de Gabinete. El ministro de Economía, Luis Caputo, le serán trasladada otra importante proporción de compañías.

Hasta que no se oficialice mediante el Boletín Oficial, las compañías televisivas, radiales y gráficas de competencia estatal siguen dependiendo de la Jefatura de Gabinete que preside Guillermo Francos; particularmente, de la secretaría de Empresas y Sociedades del Estado, de la que sigue a cargo Mauricio González Botto, que está de salida de la gestión libertaria la salida de su ex responsable Nicolás Posse.  

El plan de Adorni: privatizaciones de los medios públicos  

Tal y como lo había adelantado el Gobierno, la cúpula libertaria había decidido traspasar cada una de las empresas públicas al área del Ejecutivo que le correspondían por sus propias competencias. Así, se cocinó el traslado de los medios a la Subsecretaría de Vocería y Comunicación de Gobierno, que tiene como titular a Adorni. Esta área depende de Secretaría General de la Presidencia, de Karina Milei.

En principio, los medios públicos que serán trasladados al área de Adorni son tres: Contenidos Públicos, Radio y Televisión Argentina, Télam; todas estas están intervenidas en la actualidad por Diego Chaher, que dentro de estos tantos cambios pasará a reemplazar a Botto.

La actual secretaría de Empresas dejaría de existir como tal y Chaher pasaría a ser titular de una Unidad de Privatizaciones, orientada a convertir todas las empresas que están constituidas como Sociedades del Estado a Sociedades Anónimas. Esto facilitaría la puesta en venta de cada una de estas compañías.

Desde el entorno de Adorni reconocen que tiene un "excelente vínculo" con Chaher, el interventor de los medios. Ambos mantuvieron diferentes reuniones privadas para informarlo del estado de situación de cada una de estas.

Entre las primeras determinaciones que se tomarán sobre estas compañías está la reapertura del área publicitaria de Télam. Esta pasará a llamarse Agencia de Publicidad del Estado Sociedad Anónima (APESA) y no tendrá mayores servicios de personal periodístico. Por el contrario, el vocero presidencial confirmó en su conferencia "se está desmantelando [Télam]" y que "el objetivo sigue siendo su cierre".

Aún no está claro qué puede llegar a pasar en el corto plazo con Radio y Televisión Argentina y Contenidos Públicos, las cuales forman parte del paquete privatizador del proyecto de Ley Bases aprobado en la Cámara de Diputados. El Gobierno insistirá para que prime ese proyecto y no el que se aprobó en el Senado, que no incluía dentro de las privatizaciones a los medios públicos.

Adorni también está en la potestad de pedir otras dos empresas públicas que son poco conocidas: Radio de la Universidad Nacional del Litoral y Servicio de Radio y Televisión de la Universidad Nacional de Córdoba; sin embargo, hasta el día de hoy siguen perteneciendo a la Secretaría de Educación. Aunque el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) también tiene competencias que podrían ser adjudicadas al área de Adorni, desde el Gobierno consideran que engloba otras tareas -como las telecomunicaciones- que hacen preciso dejarla en otro ámbito.

Al secretario de Prensa, Eduardo Serenellini, no le fue trasladada ninguna compañía referida a los medios. Desde la cúpula libertaria decidieron no darle ninguna responsabilidad y darle preponderancia al rol de Adorni, que gana centralidad en el organigrama del Ejecutivo: signo de esto es que en los próximos días se mudará junto a Karina Milei a la oficina que históricamente le perteneció al jefe de Gabinete.

Caputo gana poder y recibe la mayoría de las empresas

"Pueden mirar a Adorni, pero la clave está en que el Ministerio de Economía va a tener la mayoría de los traslados de empresas públicas y Sociedades del Estado", comentó una alta fuente de Casa Rosada. Aunque el listado de estas no fue confirmado, todas las empresas referidas al rubro energético y de transportes son competencias originarias de Luis Caputo.

La Administración General de Puertos (AGP), AYSA, Arsat, el Correo Argentino y Corredores Viales son compañías que pertenecen al área de Jefatura de Gabinete y son pasibles de pasar a la órbita del Palacio de Hacienda.

Aun así, este traslado que comunican desde el gobierno refiere a que el jefe de Gabinete dejará de tener la potestad de decidir sobre los directorios de estas empresas públicas y sobre las transferencias de fondos, algo que sido decidido a comienzos de año por Milei para darle "superpoderes" a Nicolás Posse.

Así, serán los propios ministros o secretarios los que decidan sobre sus compañías. Además de las que puedan llegar a ser trasladadas, Caputo ya cuenta en su haber a ADIF, Aerolíneas Argentinas, Belgrano Cargas, Casa de Moneda, DECAHF, Dioxitek, EANA, Enarsa, el holding de cuatro compañías de Ferrocarriles Argentinos, Nucleoeléctrica, Polo Tecnológico Constituyentes, Yacimientos Mineros Agua de Dionisio, YCRT, YPF e YPF Gas.

Temas relacionados
Más noticias de Javier Milei

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.