La industria se repuso del resbalón de octubre y volvió a crecer en noviembre

La producción manufacturera que mide el INDEC subió 4,5% interanual y retomó su expansión tras la caída que experimentó en el décimo mes del año.

Si se toman solo los últimos tres meses, que coinciden con la declinación de la cuarentena y nuevos avances en los permisos para producir, el dibujo que muestra el comportamiento de la industria es el de un serrucho, de alzas y bajas continuas. Luego de que en septiembre la actividad manufacturera cortara una larcha racha de caídas y mostrara una incipiente recuperación, en octubre ese impulso se frenó y volvió a caer. Sin embargo, en noviembre, volvió el crecimiento y el Indice de Producción Industrial Manufacturero (IPIM) que difundió hoy el INDEC retomó el camino de la expansión y mostró una suba de 4,5% interanual.

Por su parte, el acumulado enero-noviembre de 2020 presenta una disminución de 8,6% respecto a igual período de 2019, en donde notoriamente pesa aún el arrastre negativo del aislamiento y la parálisis ocasionada por la pandemia. Por su parte, el índice de la serie desestacionalizada muestra una variación positiva de 3,5% respecto al mes anterior y el índice serie tendencia-ciclo registra una variación positiva de 1,2% respecto al mes anterior, informó el órgano de estadísticas oficial. 

El Ministerio de Economía realizó su propio análisis sobre la actividad industrial y subrayó que, "sin estacionalidad, el indicador creció 3,5% mensual –tras la caída de 1,5% de octubre– y se ubica un 0,2% por encima del nivel de febrero (pre-COVID), por primera vez en el año".

 

Sector por sector, diez de las dieciséis divisiones de la industria manufacturera presentaron subas interanuales. Así, se registraron incrementos en “Maquinaria y equipo , 30,9%; “Alimentos y bebidas , 4,3%; “Otros equipos, aparatos e instrumentos , 30,9%; “Productos minerales no metálicos , 15,3%; “Vehículos automotores, carrocerías, remolques y autopartes , 15,3%; “Madera, papel, edición e impresión , 4,8%; “Sustancias y productos químicos , 2,3%; “Productos de caucho y plástico , 5,8%; “Muebles y colchones, y otras industrias manufactureras , 5,2% y “Industrias metálicas básicas , 2,3%.

Por su parte, mostraron caídas las divisiones “Prendas de vestir, cuero y calzado , 19,6%; “Refinación del petróleo, coque y combustible nuclear , 15,3%; “Productos de metal , 4,6%; “Otro equipo de transporte , 17,2%; “Productos textiles , 2,7%; y “Productos de tabaco , 1,9%. 

En los apuntes de Economía se observa que, "de los sectores que cayeron, todos desaceleraron su caída".

Pablo Besmedrisnik, economista de la consultora Invenómica, posó su mirada sobre la volatilidad en el comportamiento más reciente de la actividad manufacturera. "En el informe del INDEC de hoy, la comparación se hace contra un mes de noviembre del año pasado que había ofrecido una caída fuerte. Es decir, la base de comparación para noviembre de 2021 es un mes muy malo en 2020, en el que aparecían con fuerza turbulencias macroeconómicas, financieras y cambiarias luego de los resultados de las primarias. Por lo tanto el crecimiento interanual del 4,5% es engañoso. La realidad es que si bien se superaron las fuertes rebajas en la producción de plena pandemia, en la caída en el acumulado anual del agregado industrial todavía no se aprecia una mejora sustantiva y estructural".

Lo mismo hizo Ezequiel Estrada, de Ficonomics: "El índice viene mostrando un tendencia alcista desde su piso en abril, pero que en el mes de octubre mostró un retroceso que luego en noviembre fue revertido. El principal factor que explica ese serrucho está relacionado a la suba de los dólares paralelos, contado con liquidación o dólar mep, que generaron escepticismo/inquietud entre los empresarios. Ya desde finales de septiembre empezó la suba, estando en 130-135 y se fue hasta 180. Y al tener una suba de esa magnitud en tan poco tiempo, las expectativas se empeoran y la industria se paraliza". 

Besmedrisnik también apuntó a la incertidumbre cambiaria, aunque la aplicó como uno de los factores para explicar el desigual comportamiento de los sectores: "Hay cierto desequilibrio sectorial en términos de la velocidad de recuperación.  El sector energético, particularmente, está aún lejos de los indicadores de producción que supo tener el año pasado (por ejemplo la producción de naftas y gasoil y refinación de petróleo -15%). Otros sectores lastimados son el textil, calzado y la producción de aluminio. La producción asociada al sector de la construcción (asfaltos, pinturas, cemento) y al sector agropecuario (maquinaria agrícola) está demostrando un alto dinamismo y vienen encadenando varios meses de crecimiento continuo. La incertidumbre cambiaria y la inexistencia de alternativas de inversión en pesos fortalece la demanda de insumos para la construcción y ofrece la oportunidad de mecanizar más al sector agropecuario".

Según Alfredo Gutierréz Girault, economista jefe del IAEF, la desigual recuperación de los sectores contribuye en parte a explicar el dibujo de serrucho que muestra la actividad en el último período. "Por momentos, al no ser una recuperación todavía muy extendida, las ramas más dinámicas se toman a veces una tregua y tenes un cabezaso por abajo del índice", explicó.

"Sin embargo, hay claramente una tendencia a la recuperación, aunque con ganadores y perdedores", agregó el economista, y subrayó que, entre los que ganan, están los que fabrican bienes sustitutos del dólar, como autos, maquinarias y equipos del hogar y maquinaria agricola, a lo que hay que agregar el impacto que tuvo el teletrabajo en estos sectores, sobre todo en lo que hace a computadoras, celulares, etcetera".

En cambio, entre los rubros más flojos, "el sector de la confección sigue mostrando el impacto del inmovilismo que provocó la pandemia, siendo que, en  el caso particular de la  ropa, por ejemplo, se trata de un bien que no tiene alta elasticidad de demanda-ingreso", subrayó. Otro sector que fue golpeado y aún no levanta, por las mismas razones de inmovilidad, es el petrolero, apuntó.

Según Gutierrez Girault, la desigual liquidación stock en la transición de la caída a la recuperación también contribuye a la heterogeneidad de la perfomance de los sectores, a lo que agrega que las dificultades de algunos sectores para acceder a la importación de bienes de capital puede estar generando algunos cuellos de botella que también alimentan  la volatilidad.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios