PANDEMIA Y ECONOMÍA

La industria rebotó 4,9% en diciembre pero cerró el año con una caída del 7,6%

El INDEC difundió esta tarde el Índice de Producción Industrial manufacturero, que mostró una consolidación de la mejora que se observa en el sector fabril. La construcción saltó 27,4% el último mes del año y ya se ubica 22% por encima del nivel pre-Covid.

El Índice de Producción Industrial (IPI) manufacturero creció en diciembre 4,9% en comparación al mismo mes del año anterior. Se trata de la segunda suba consecutiva y es la de mayor magnitud desde marzo de 2018.

En la medición desestacionalizada contra noviembre, se registró un avance del 0,9%, ubicándose "2,5% por encima del nivel pre-covid de febrero", señalaron fuentes oficiales. 

Pero el buen desempeño en el tramo final del año en casi todas las ramas de actividad, no fue suficiente para revertir el rojo profundo que caracterizó a los números de la industria a lo largo del año. 

Así, el IPI manufacturero cerró el año de la pandemia de Covid-19 con un retroceso de 7,6%, señaló esta tarde el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).  

El dato es peor que el 6,3% registrado en 2019 pero mucho mejor de lo que se temió que podía ser hacia mediados de año, cuando toda la actividad industrial estaba virtualmente paralizada, salvo las actividades esenciales (alimentación, salud, y producción en sectores con procesos continuos).

En diciembre la nota destacada fue la fuerte caída del rubro alimentos y bebidas (6,6%), empujado por el desplome del 71,8% en la molienda de oleaginosas -tiene la más alta ponderación en el segmento- y el retroceso del 10,8% en molienda de cereales. 

Esto se debió al conflicto gremial con los recibidores de granos y aceiteros en la zona de Rosario, el principal polo exportador del país, por donde sale el 70% de los granos que se envían al exterior, y que mantuvo cerrada la actividad por tres semanas en diciembre.

A esto se sumaron bajas relevantes en otras ramas de la actividad alimenticia, independientemente del conflicto portuaria, como es el caso de la caída de la producción de carne vacuna (-8,4%); azúcar, chocolate y productos de confitería (-7,9%); así como yerba mate, té y café con una contracción interanual del 5,3%.

Estas bajas fueron compensadas por el fuerte impulso que tuvo la industria automotriz, con un crecimiento interanual de 40,6%, seguido por Maquinaria y Equipo (35,3%), Otros equipos, aparatos e instrumentos (27,6%) y Productos minerales no metálicos (26,5%).

El dato contrasta con lo que ocurrió apenas unos meses atrás, cuando por caso, en abril se dio el registro histórico de producción nula de autos, literalmente cero, mientras que maquinaria productos como el acero terminaron con derrumbes de dos dígitos.

La producción de Caucho y plástico (12,0% de suba), Metálicas Básicas (10,5%) y Químicos (7,7%) también se movieron en terreno positivo.

Además, el Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (ISAC) tuvo un alza del 27,4% en diciembre, anotando la cuarta suba consecutiva, llegando a un nivel 22% superior al nivel pre-Covid de febrero.

Es el cuarto mes consecutivo de crecimiento, logrando una mejora de la actividad del 4,3% en relación al mes anterior, destacó el Indec.

Un dato interesante es que 12 de los 13 insumos de esta industria relevados por el organismo estadístico oficial tuvieron avances en términos interanuales en diciembre.

Entre ellos se destacan la mejora en los despachos de ladrillos huecos (54,2% interanual), placas de yeso (51,3% interanual), asfalto (46,2% interanual) y cemento portland (33,3% interanual).

 Fuentes del Gobierno remarcaron que "luego de caídas registradas al inicio de la pandemia de entre -70% y -50% interanual, la actividad del sector comenzó a recuperarse en términos desestacionalizados a partir del segundo semestre de 2020, logrando cerrar el año con una baja de -19,5% promedio anual". 

   

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios