La industria crece por un "subsidio a los empresarios ineficientes", cuál es según Abram

El economista se refirió con dureza al crecimiento que la industria, consecuencia de una "muy baja base de comparación" del mismo mes de 2020. La restricción al acceso de divisas, la protección para las empresas locales y el costo para el país.

El crecimiento que la industria mostró en junio es la consecuencia de una "muy baja base de comparación" del mismo mes de 2020, en el inicio de la pandemia de coronavirus, pero también de la restricción al acceso de divisas y el cepo al dólar que representó una protección para las empresas locales, "al costo que todos estemos pagando las cosas más caras".

Para Aldo Abram, economista de la Fundación Libertad y Progreso, "es un subsidio que los consumidores les estamos dando a estos empresarios ineficientes", en un análisis de la mejora en los niveles de producción industrial registrado en junio.

El Ministerio de Desarrollo Productivo difundió el último informe del Centro de Estudios para la Producción (CEP) que mostró un crecimiento del 14,8% interanual en junio para la actividad fabril, que a su vez tuvo una mejora del 8,2% en comparación con los niveles de mayo. El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) dará a conocer el Índice de Producción Industrial Manufacturero correspondiente a junio el 5 de agosto próximo.

Abram sostuvo que hubo tres factores que incidieron en esa mejora, destacando al respecto "la incidencia de la baja base de comparación", si se tiene en cuenta que "los primeros meses de la pandemia han sido muy malos y el segundo trimestre del año pasado tuvo una caída fenomenal".

"Dentro de los sectores de la economía, el que mostró la recuperación más fuerte fue la industria", señaló en declaraciones a NA, dado que muchas actividades fabriles estuvieron cerradas o con bajo nivel de producción en el mismo mes de 2020.

Un segundo aspecto para considerar fue el repunte de la actividad de la construcción, "que usa muchos materiales que provee la industria", además de los buenos resultados exhibidos por la industria de la alimentación. Para Abram, el tercer punto para tener en cuenta en la mejora de la actividad industrial es que "lamentablemente aumentó la cantidad de restricciones al acceso de divisas".

En consecuencia, sostuvo que "muchos sectores se han visto protegidos de la importación y por lo tanto están produciendo más, al costo de que todos estamos pagando las cosas más caras". "Es un subsidio que los consumidores les estamos dando a estos empresarios ineficientes", aseveró.

Por otra parte, advirtió que la recuperación observada respecto de los primeros meses de la pandemia fue "muy despareja, incluso dentro de la misma industria". En ese sentido, remarcó que "todos los sectores relacionados con los servicios vienen muy retrasados".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios