La clave para que los jubilados recuperen poder adquisitivo

El Poder Ejecutivo nacional decidió tomar un medida inteligente y responsable con los jubilados. La 'nueva' fórmula jubilatoria rescata una de las medidas trascendentales adoptadas por el gobierno de Cristina Kirchner: un esquema de actualización de las jubilaciones que permitía sostener e incrementar el poder adquisitivo de los jubilados pero que, además, fue una respuesta a la creciente litigiosidad en los tribunales de la seguridad social.

La fórmula retoma todos los aspectos que estaban en la ley de 2008 y los ajustes que se incorporaron y que no sólo tenía un amplio consenso en la sociedad, sino que también les daba previsibilidad a las cuentas públicas: el aumento acompañaba el crecimiento de la recaudación y la economía y la suba promedio real de los salarios, ganándole así a la inflación.

Si tomamos el período 2008-2015 la recaudación le ganó ampliamente a la inflación. Se pasó de recaudar $ 299.061 M en 2009 a $ 1.691.150 M en 2015: un incremento total del 465%. Este crecimiento es superior al índice de inflación del Indec, pero también lo es si se toma el 'político' IPC del Congreso, el cual arrojaba a fines de 2015 una inflación del 368% para ese período. En otras pala-bras, incluso tomando ese sesgado índice, la recaudación superó en más de un 25% a la inflación.

Para despejar cualquier duda que la fórmula será beneficiosa para los jubilados, en la medida que exista un Estado activo e inteligente que pueda robustecer la recaudación tributaria -y esto empuje el poder adquisitivo de estos sectores-, miremos la evolución de la recaudación medida en dólares al tipo de cambio oficial: se pasó de recaudar u$s 94.284 M en 2009 a u$s 182.676 M en 2015. Ese volumen se redujo a u$s 91.408 M en 2019 con la salida del gobierno de Macri, y alcanza los u$s 74.787 M de enero a octubre de este año.

Para tomar dimensión de los beneficios que implica para toda la sociedad sostener la recaudación tributaria: el ingreso en dólares de 2015 equivale a casi tres (3) veces el total de la reestructuración de u$s 66.137 M de deuda bajo legislación extranjera que exitosamente consolidó el presidente Alberto Fer-nández.

El sostenimiento e impulso de la recaudación en el período 2008-2015 tuvo tres pilares: (i) una visión estadista por parte del PEN, impulsando la transparencia fiscal internacional; (ii) una fuerte apuesta a la tecnología y a las herramientas informáticas, y; (iii) una conducción homogénea en el organismo recaudador.

Está claro que nuestro país debe comenzar a establecer un camino de mayor previsibilidad para generar las bases donde reconstruir lo desandado. Para ello, existe la urgente necesidad de construir cimientos sólidos desde la política para tener reglas claras y comenzar a desarrollar el sueño de país que votó la gran mayoría hace más de un año. Un país para todos, donde ninguno quede excluido.

Para defender estos pilares, los datos son objetivos. Luego del impulso de la actual vicepresidenta al Convenio Multilateral de Intercambio de Información Fiscal de la OCDE, Argentina logró intercambiar información con más de cien países. ¿Alguien puede tener dudas que el blanqueo impulsado por Macri solo tuvo éxito por los convenios internacionales que se suscribieron como política de estado en el gobierno peronista?

La fórmula que se busca restablecer sustentada en el incremento real de la recaudación tributaria y el promedio de los salarios es ampliamente beneficiosa para los jubilados, ya que se fundamenta sobre bases ciertas y comprobables que surgen del ingreso tributario y las declaraciones juradas presentadas por los contribuyentes.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios