Clases

La Ciudad le descontará el día a los docentes que no vuelvan a las aulas

A pesar de la resistencia de los principales gremios, la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, insistió que el regreso a las clases fijado para el 17 de febrero "no es un tema de negociación".

"La fecha de inicio no es un tema de negociación sino una decisión política del jefe de Gobierno". Con esa frase, la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, buscó dar por terminado el incipiente debate con los gremios docentes que se oponen a regresar a las aulas el 17 de febrero. No sólo quedó en una postura: la Ciudad ya les advirtió a los sindicatos que se les descontará el día si no cumplen con el cronograma para la vuelta de la presencialidad.

Con el apoyo de la Casa Rosada al menos en esta pulseada, con el acompañamiento aún con críticas del bonaerense Axel Kicillof, la administración de Horacio Rodríguez Larreta insiste en cumplir el plan que presentó la semana pasada. "Dicen (los gremios) que habrá retención de servicios, pero es una medida de fuerza y cada vez que hay una medida de fuerza, al docente que no trabaja sin tener una licencia justificada se le descuenta el día", señaló Acuña, en entrevistas que brindó ayer en radio Mitre y CNN Radio.

En esa línea, enumeró que de los 17 sindicatos docentes que hay en la Ciudad, "sólo algunos amenazan" con rechazar la propuesta oficial: "Hacen política partidaria", los acusó, sin dar nombres. Y completó: "La enorme mayoría de los maestros quiere volver a las aulas".

Igual, la ministra buscó bajar la espuma. "Vamos a seguir dialogando con los sindicatos", aseveró Acuña. "Trabajamos durante meses para este regreso y para proponer una escuela distinta en pandemia. La regla es la presencialidad y la excepción educativa es el sistema remoto. No sólo es necesario sino que es posible mantener la escuela abierta si se cumplen los protocolos", añadió.

El plan larretista contempla un regreso escalonado de alumnos, que integrarán unas "burbujas" para ir testeando quincenalmente la eventual aparición de casos de Covid-19. "Las burbujas serán los grados o sectores. Si aparece una situación de contagio, se aislará al grupo", explicó.

La titular de UTE-Ctera, Angélica Graciano, había criticado la idea. "Un docente secundario tiene cinco escuelas. Y no puede ir en bicicleta de escuela en escuela. Son palabras que suenan muy bien, pero caen al vacío. No tienen un arraigo en la realidad de cómo organizar un establecimiento educativo", planteó.

Acuña, además, reveló conversaciones con el Ministerio de Transporte nacional para coordinar un dispositivo de traslados para evitar aglomeraciones. "El 30% de los estudiantes de primaria y el 40% de los de secundaria viaja a la escuela en transporte público. De ese 70%, el 90% utiliza el colectivo", dijo.


Compartí tus comentarios