RECUPERACIÓN

El uso de la capacidad instalada industrial tuvo su mejor diciembre en tres años

Impulsada por la producción de metales básicos, refinación de petróleo y minerales no metálicos, la producción manufacturera toma ritmo. En alimentos y bebidas pegó fuerte el paro de aceiteros, que afectó la molienda de soja y girasol.

La declamada recuperación de la actividad económica plantó el último mes del año pasado un nuevo mojón, esta vez con un nivel de utilización de la capacidad instalada (UCI) de la industria que se ubicó en 58,4%, el mayor nivel para el mes de diciembre desde 2017. 

La contracara de esta UCI es una capacidad ociosa que retrocedió algunos pasos y hoy ronda el 40%, incluso algo menos porque, a decir verdad, ninguna industria funciona a 100% de su potencial.

Según datos relevados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), la capacidad instalada industrial superó al 56,9% registrado en diciembre de 2019 y continúa la tendencia positiva que se observa desde agosto

Pese a ello, se advierte una baja respecto del dato de noviembre (63,3%), aunque hay que recordar que hay cuestiones estacionales o incluso paradas técnicas que suelen tener lugar en ese mes y comienzos del año. 

La nota destacada fue el buen desempeño de ramas de actividad como Industrias metálicas básicas (acero, aluminio), que con un 73,5% de uso de su potencial productivo, lideró el ranking de sectores industriales

Le siguen de cerca la Refinación de petróleo (72%); Productos minerales no metálicos (69,2%), que expresa en gran medida el nivel de actividad en la fabricación de cemento portland, ladrillos huecos y placas de yeso; y un poco más atrás, Sustancias y productos químicos (63,7%) y Papel y cartón (62,6%).

Entre las actividades con un desempeño más moderado, se encuentran la Industria automotriz (41%); Productos textiles (42,4%); Productos del tabaco (46,7%); y Productos de caucho y plástico (46,5%). 

Más cercanos al nivel general pueden mencionarse a la Industria de alimentos y bebidas (56,9%) y la Metalmecánica excepto automotores (49,7%). 

Fuentes oficiales señalan que el sector automotor muestra una clara mejora respecto del 21,1%  que alcanzó en diciembre de 2019, "como consecuencia de la mayor cantidad de unidades fabricadas por las terminales automotrices", en un contexto de recuperación del mercado interno y las exportaciones de ciertas líneas.

El sector automotor, con una UCI de 41%, muestra una clara mejora respecto del 21,1% que alcanzó en diciembre de 2019

En cuanto a la metalmecánica estuvo especialmente motorizada por la fabricación de maquinaria agrícola y aparatos de uso doméstico.

Por su parte, la industria de alimentos y bebidas se vio particularmente afectada en diciembre por el paro de tres semanas de aceiteros y recibidores de granos

Así, el paro impactó en la molienda de soja y de girasol, claves en la industria aceitera, con desplomes de 71% y 88%, respectivamente, en relación a diciembre de 2019. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios