La Anmat insiste con la efectividad del suero equino hiperinmune luego de las salvedades de la SATI

La Sociedad Argentina de Terapia Intensiva había advertido que el tratamiento no estaba destinado a pacientes críticos. Los investigadores reafirmaron la utilidad para quienes tienen cuadros "moderados y severos". Críticas de la oposición.

Además de las vacunas, los tratamientos contra el Covid-19 también han causado esperanza para afrontar la pandemia. En la Argentina se han realizado distintas investigaciones. Una de las que ha tenido más repercusión es la que utiliza suero equino hiperinmune para pacientes positivos de coronavirus, aunque se ha encontrado en el ojo de la tormenta en los últimos días.

La Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI), explicó durante el fin de semana que este tratamiento no debe utilizarse para pacientes que están, justamente, en terapia intensiva. En un comunicado firmado por la presidenta del organismo Rosa Reina y por el vicepresidente Guillermo Chiappero explican que "entre los principales criterios de exclusión estuvieron los pacientes que estuvieran internados en terapia intensiva".

En esa línea, agregan que no se demostró la eficacia clínica "en ningún caso, no encontrándose diferencias significativas entre los pacientes que recibieron el SEH y los que recibieron placebo en relación al ingreso a terapia intensiva". Luego de este análisis, concluyeron textualmente que "la SATI recomienda fuertemente no utilizar suero equino hiperinmune en los pacientes internados en terapia intensiva".

Luego de esta advertencia hecha por los terapistas, la Anmat ratificó la efectividad del tratamiento tras los estudios de fase 2/3 realizados. La indicación del uso es "para pacientes adultos con enfermedad de curso moderado a severo", ya que no se demostró la utilidad ni para pacientes con cuadros leves ni para quienes se encuentran en terapia intensiva o con asistencia respiratoria mecánica.

La Anmat había aprobado en diciembre el tratamiento con suero equino hiperinmune. El desarrollo fue realizado de forma articulada entre el sector público y el privado. Fue encabezado por el laboratorio Inmunova y el Instituto Biológico Argentino y el Instituto Malbrán. Colaboraron también la Fundación Leilor, el Conicet, la UNSAM y mAbxience.

Este laboratorio, mAbxience, fue fundado por Hugo Sigman y es el mismo que fabrica la vacuna de Oxford y AstraZeneca que se aplicará en Latinoamérica.

Luego de estas idas y venidas, la presidenta de la SATI, Rosa Reina, buscó aclarar la situación. En diálogo con El Cronista explicó que ratificaron lo que los propios autores habían explicado por videoconferencia, que los pacientes de terapia intensiva "fueron excluidos del estudio. Pero como no hay nada escrito no quedó claro para quienes tienen que elaborar recomendaciones en cada institución".

La terapista revela que se generó expectativa entre pacientes y familiares por la posibilidad de acceder a este tratamiento, pero que al no haberse testeado entre personas en estado crítico ellos no pueden recomendarlo.

Por otro lado, acepta que se generó cierta confusión entre los pacientes "severos", aquellos que fueron incluidos en el estudio, y los "críticos", que son los que están en terapia intensiva y no se estudiaron. "Los críticos son los de terapia intensiva, lo dejaron muy claro los autores. Pero entre severo y crítico tal vez no se diferenció bien en el público en general", detalla.

Igualmente, Reina reconoció estar molesta por el "uso mediático" que se le dio al tema, ya que "no es la primera vez que hacemos recomendaciones o que las cambiamos. Así funciona la ciencia".

De forma coincidente con este planteo, diputados opositores pidieron informes sobre el tratamiento. Se trata de quince legisladores nacionales de Juntos por el Cambio, quienes plantaron "dudas sobre la efectividad y el alto costo".

La iniciativa fue encabezada por Graciela Ocaña, exministra de Salud, y agrega que "la prioridad del Ministerio de Salud debería ser la adquisición de vacunas para inmunizar a nuestra población antes de que despilfarrar dinero en tratamientos que se encuentren en fase de investigación y sobre los cuales hay más dudas que certezas".

La semana pasada, el presidente Alberto Fernández había recorrido las instalaciones de la planta de Inmunova, donde se desarrollaron las investigaciones relativas al suero equipo hiperinmune. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios