Juntos por el Cambio se acerca a los liberales para evitar fugas por derecha

En la coalición opositora coinciden en la necesidad de ampliar para superar al Frente de Todos. Para algunos dirigentes la búsqueda debe ser hacia las expresiones que se encuentran más a la derecha del espacio.

El próximo jueves Juntos por el Cambio cumplirá un año en su actual etapa como coalición opositora. Dentro del espacio conviven expresiones políticas con visiones y estrategias diversas, lo que ha generado cierta división entre halcones y palomas o duros y moderados. En lo que todos coinciden es en la necesidad de ampliar la coalición de cara al futuro, con la mirada puesta en las elecciones legislativas del año que viene.

Sin embargo, no todos tienen en la mente los mismos espacios o nombres propios a la hora de convocar a sumarse, y las alternativas son tan diversas que parecen contrapuestas. Por ejemplo, entre los moderados con una mirada más progresista imaginan un acercamiento de Margarita Stolbizer, quien nunca ocultó su sintonía con María Eugenia Vidal. Otros vuelven a apuntar hacia el peronismo no kirchnerista, con nombres como el de Juan Manuel Urtubey. Imaginan incluso una red de contención hacia eventuales desencantos con el Gobierno.

Pero exista otra ala, la de los duros, que observa hacia otro sector, que se encuentra a la derecha de Juntos por el Cambio. Mauricio Macri y Patricia Bullrich son los referentes de esta búsqueda. Apuntan a los autodenominados liberales o libertarios, según el caso, quienes destacan la necesidad de reformas impositivas y laborales y cuestionan el rol del Estado.

En las elecciones presidenciales de 2019, Juntos por el Cambio perdió votos gracias a dos expresiones de derecha que se presentaron: Juan José Gómez Centurión y José Luis Espert. Entre ambos apenas superaron los 3 puntos porcentuales, pero desde la principal corriente opositora advierten sobre el posible crecimiento.

Estas expresiones de derecha, que han tenido una militancia contra la cuarentena y que son críticas del gobierno nacional, no se encuentran hoy agrupadas orgánicamente. Por eso es que los duros del Pro aspiran a absorberlos dentro del espacio.

Patricia Bullrich, presidenta del partido, no oculta sus intenciones. La semana pasada compartió una actividad por videoconferencia con el economista Roberto Cachanosky bajo el título “Charla con jóvenes liberales . El último viernes apuntó a la militancia liberal tuitera: se reunió con liberales conocidos dentro de esa red social.

Valientes y disruptivos. Jóvenes con con una enorme vocación de transformación. Me reuní con @DanannOficial @alzicarelli @DamianArabia @tomaassantos y @andy_rozitchner. En las nuevas generaciones está la fuerza del cambio, y ellos tienen mucho para aportar hacia el futuro. pic.twitter.com/fSjGwOvROh

— Patricia Bullrich (@PatoBullrich) December 4, 2020

No será fácil, igualmente, integrar a todas estas expresiones. Espert, por ejemplo, ha reiterado en varias ocasiones que tanto el kirchnerismo como el macrismo son responsables de la crisis del país.

A contramano, quien retornó a la actividad política hace unos meses fue Ricardo López Murphy. El exministro de Economía, cercano a Macri en los albores del Pro, abrió su propio espacio pero no fue tan taxativo a la hora de descartar un eventual acercamiento.

Existen algunos elementos extra, propios del ciclo electoral, que pueden jugar en contra de Juntos por el Cambio. En primer lugar, las del año que viene serán elecciones legislativas y no presidenciales. A la hora de elegir representantes para el Congreso, suele registrarse un voto más disperso o atomizado. Además, los votantes tienden a elegir más por convicción que por estrategia en comparación con elecciones presidenciales. El año pasado, cuando ganó Alberto Fernández, los dos principales espacios obtuvieron sumados un 88,5% de los sufragios. Si bien el actual escenario parece mostrar que se mantiene esa gran concentración, no puede descartarse aún alguna fuga que pueda hacer crecer terceras opciones. Por eso es que desde Juntos por el Cambio se busca contener y atraer a nuevos electores.

El otro punto es la incertidumbre que rodea en torno a la realización de las PASO. Esto se puso en evidencia en el encuentro de Alberto Fernández con los gobernadores, ya que varios plantearon la posibilidad de que se suspendan en 2021. Es que las primarias demostraron su utilidad para los partidos de oposición, ya que se puede recurrir fácilmente a esa instancia para dirimir candidaturas. En este caso, las PASO podrían ser una herramienta válida en los distritos grandes para que compitan candidatos liberales por dentro de Juntos por el Cambio. Si hacen una buena elección podrían pasar a formar parte de las listas legislativas en las generales con posibilidad de ingresar al Congreso.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios