INFLACIÓN E INGRESOS

Radiografía del empleo: recuperación dispar y dudas por mejora del salario real

Los salarios perdieron 17,2% de su poder de compra en relación a 2015, asegura un informe de la Fundación Germán Abdala. Y no está claro que este año los salarios puedan ganarle a la inflación, como pretende el Gobierno

A poco más de tres meses de iniciado el año, no se ve tan claro el objetivo de que los salarios se recuperen en términos reales frente a la inflación, meta que el el propio Gobierno definió para 2021.

Los datos de los últimos dos trimestres de 2020 y en especial el último, alentaban la esperanza de una mejora en los indicadores de empleo, mientras que las primeras paritarias cerradas este año se ubicaron entre 29% y 35%, unos puntos por encima de la inflación minorista proyectada por el Gobierno para todo el año (29%).

Pero al comienzo de este segundo trimestre los analistas proyectan una inflación en torno al 48% para 2021, y en algunos casos, incluso con tendencia alcista.

Como resultado, continuaría la destrucción del poder de compra de los salarios, que en los últimos cinco años supera el 17% en términos reales, esto es, descontando el efecto inflacionario.

Continuaría la destrucción del poder de compra de los salarios, que en los últimos cinco años supera el 17% en términos reales, esto es, descontando el efecto inflacionario

Así lo revela un informe del Instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdala (Itega) que pone el foco en el desempeño del mercado de trabajo en el contexto de pandemia, un aspecto que genera incertidumbre hacia adelante. 

Tras recordar que en 2020 "los salarios volvieron a caer en términos reales", el estudio recuerda que "esta caída se suma al deterioro acumulado entre 2016 y 2019, dando como resultado que los salarios en 2020 fueron en promedio un -17,2% menores que en 2015".

Advierten que sin plan antiinflacionario los precios subirán más de 50% este año

En este contexto, el Gobierno defiende a capa y espada la meta de inflación del 29%, incluida en el Presupuesto 2021, y en sintonía impulsa que las paritarias cierren algunos puntos por encima, para que "los salarios le ganen a la inflación y haya un a recuperación del salario real este año". 

Así, el informe de Itega apunta que el gremio bancario acordó un 29% de incremento, mientras que la paritaria nacional docente llegó al 34,5%, los docentes bonaerenses al 32% y los estatales de la provincia de Buenos Aires a 34%. 

Por su parte, SUTERH (encargados de edificios) cerró en 32%, Luz y Fuerza acordó un 29,5%, AySA un 32%, UTEDyC un 30% y los ferroviarios un 34%. Pero aún faltan cerrar los gremios más grandes, encabezados por Comercio, Construcción y la mayoría de los gremios industriales.

 Éste es el primer desafío de cara a los próximos meses, señala el informe. El segundo desafío, y tal vez el mayor, es la aceleración inflacionaria, que lejos de converger hacia el 30% anual, cada día parece acercarse más al 50%.

Un desafío importante es la aceleración inflacionaria, que lejos de converger hacia el 30% anual, cada día parece acercarse más al 50%

"Con la inflación acelerándose, una mejora sustancial del salario real resulta más incierta. De ser así, la recuperación de la actividad económica va a requerir que la cantidad de empleo contribuya al sostenimiento de la demanda", explica el relevamiento de Itega.

En cuanto a la recuperación del empleo, tras el desplome del segundo trimestre, que supuso la pérdida de 2,5 millones de empleos, al menos en forma temporal, registró una mejora parcial en la segunda parte del año.

"De ellas, 1,1 millón recuperaron su condición de activas y su empleo en el tercer trimestre y lo propio hicieron otras 900 mil personas en el cuarto trimestre", sostiene el documento. En ese marco, indicó además, que las tasas de actividad y empleo "se ubicaron en 45% y 40,1% respectivamente, aproximadamente 2 puntos porcentuales por debajo de los niveles prepandemia".

Pero lo que se reactiva es el empleo cuentapropista, que en el contexto de pandemia " retoma su rol contracíclico, que lo caracteriza en las crisis 'normales'", asegura el informe. La gran duda es si podrá volver a los niveles prepandemia el trabajo informal. 

Entre los empleos registrados sobresalen el mayor dinamismo que tienen la construcción, la industria manufacturera y los servicios sociales y de salud, este último caso, lógicamente por el rol que tienen en la atención del Covid.

En cuanto a la construcción y el sector fabril, sin dudas, son buenas noticias, en especial porque venían perdiendo terreno desde 2018 y además, por el volumen de empleos que representan (23% del total al cuarto trimestre de 2020).  

  


Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios