COMERCIO EXTERIOR

Por qué faltan dólares pese al precio de los granos y la mejora de exportaciones

Pese a los elevados precios de los granos en los primeros cuatro meses del año el superávit comercial fue casi 20% menor al de 2020. Volumen de exportaciones y precios bajo la lupa.

Argentina se encuentra, una vez más, ante la trampa de la restricción externa, esto que los economistas definen como un obstáculo para el crecimiento, a partir de la escasez de dólares como combustible para mover la economía.

Cuando mañana el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) dé a conocer los datos de intercambio comercial correspondientes a mayo, quedará claro que la sustantiva mejora de los precios de las commodities agrícolas, y el incremento de las exportaciones en relación al año anterior, no son suficientes para despejar el frente externo.

La sustantiva mejora de los precios de las commodities agrícolas, y el incremento de las exportaciones en relación al año anterior, no son suficientes para despejar el frente externo

Según datos oficiales, en los primeros cuatro meses del año las exportaciones totalizaron u$s 21.550 millones, un salto de 21,8% más que en el mismo período de 2020. Incluso en abril se registró un avance de 41,3%, el mayor ritmo de mejora alcanzado en una década.

Sin embargo, si se observa por el lado de las importaciones, treparon a u$s 17.549 millones, un aumento de 37,4% en la comparación interanual.

De esta manera, el saldo de la balanza comercial se estacionó en el primer cuatrimestre en u$s 4001 millones frente a los u$s 4914 millones del año anterior. Es un diferencia nada despreciable, que llega a 18,6%. 

En abril las exportaciones alcanzaron su mayor nivel en siete años

Esto pese a que en la comparación juega a favor el alza de los precios de los granos desde fines de 2020 y que en marzo y abril del año pasado, el comienzo de la pandemia, paralizó el intercambio comercial de algunos bienes, en especial las manufacturas de productos no alimenticios.

Aun en este escenario, los analistas estiman que el saldo positivo de la balanza comercial este año se ubicaría entre u$s 14.000 y u$s 14.500 millones, lo que representaría un incremento del superávit comercial, en relación a los u$s 12.528 millones de 2020.

Agenda económica

La clave para comprender este fenómeno es un combo que incluye la mayor actividad económica, el atraso cambiario, la inflación, el FMI y las condiciones para invertir en el país, todo a la vez y potenciando unos factores a otros.

Según datos oficiales, ocho de cada diez dólares pagados por importaciones corresponden a productos para apalancar el aparato productivo con el siguiente detalle: bienes de capital (15,8%), insumos y bienes intermedios (41,6%), y piezas y accesorios para bienes de capital (20,3%). 

Por su parte, la importación de vehículos automotores representa un 3,4%, los combustibles y lubricantes el 6,1% y los bienes de consumo final importados el 11,9%.

De esta manera, cuanto más crece la actividad económica, hay más necesidad de importar bienes para impulsar la producción.

Impuestos: Gobierno confirma que no reducirá la presión impositiva en los próximos meses

Pero por otra parte, en lo que va del año se está dando una relativa pérdida de competitividad por el atraso cambiario que impulsa el Gobierno para evitar una mayor aceleración inflacionaria.

Mientras el tipo de cambio oficial, el que se utiliza para las operaciones de comercio exterior, avanza aun ritmo del 1,5% mensual, la inflación registra incrementos cercanos al 4% -en mayo fue 3,3%, según el Indec-, pero tuvo un pico de 4,8% en marzo.

El costo de la inflación se paga con pérdida de mercados o complicaciones para exportar, como fue recientemente el cierre de exportaciones de carne vacuna

Dólar, FMI y el búmeran de las tarifas y los precios pisados: cómo ve Lacunza la economía de Guzmán

El costo de la inflación se paga entonces con pérdida de mercados o complicaciones para exportar, como fue recientemente el cierre de exportaciones de carne vacuna, decidido por el Gobierno, y también desaliento a las inversiones externas. 

Esta sería otra fuente de ingreso de divisas, además de las exportaciones, pero una inflación que avanza sin mayor control, regulaciones de todo tipo en la economía para contener los precios y hasta la inconclusa negociación de la deuda con el Fondo Monetario Internacional y el Club de París, disuaden a los inversiones externos ha traer sus dólares al país para inversión productiva. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios