PRECIOS SIN CONTROL

Inflación: en voz baja, el Gobierno apunta la desaceleración de alimentos en Buenos Aires

Aunque los alimentos crecieron por encima de la inflación, las canastas de precios sirvieron para que en el Gran Buenos Aires la situación se dé al revés.

Por lo bajo y sin levantar la perdiz, un recorte de los datos de la inflación de marzo generó una mueca de consuelo en los funcionarios del Gobierno.

Los precios en el Gran Buenos Aires (GBA), núcleo del voto a Cristina Kirchner, treparon igual que en el promedio país (6,7%) y los alimentos menos: un 6,1%. En los despachos oficiales se lo atribuyen al funcionamiento de las distintas canastas de Precios Cuidados.

"A pesar de la guerra entre Rusia y Ucrania y el fuerte impacto que la misma tuvo en el precio internacional de los alimentos, el ítem Alimentos y bebidas no alcohólicas del IPC se desaceleró, ya que había sido 7,5% en febrero y fue 7,2% en marzo. Esto demuestra el modo en que las diversas canastas implementadas han obrado como paliativo en el marco de un mundo que vuelve a experimentar una inflación generalizada luego de muchas décadas", analizaron en el Gobierno.

En febrero, GBA había sido la zona del país "con el mayor incremento en alimentos, mientras que en marzo fue la región que presentó el menor aumento", y apuntaron que es "destacable", ya que se trata del área con mayor densidad demográfica del país y es una "zona fundamental para diseñar políticas públicas, sobre todo para garantizar el acceso a bienes de consumo masivo".

La Patagonia, con 7,4% mensual y 57,3% anual, se mantiene como la región más inflacionaria de la Argentina, con diferencias notorias en cuanto a las subas de la ropa, la educación y el transporte.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.