FUERTE DETERIORO DE LA ACTIVIDAD PRODUCTIVA

Indicadores muestran mayor posiblidad de caer en recesión

Tanto las estadísticas como las proyecciones económicas empiezan a mostrar cada vez con mayor claridad que la economía argentina está entrando en una fase contractiva, un cambio de tendencia respecto de lo observado en los últimos meses.

 

Hoy casi nadie desmiente que desde el comienzo de la crisis cambiaria a fines de abril, con fuerte impacto en el tipo de cambio y las tasas de interés fijadas por el Banco Central, las proyecciones de crecimiento se están revisaron a la baja. Frente al 3% de incremento del PBI previsto para 2018 a comienzos del año, hoy el consenso del mercado oscila entre una caída del 0,5% y un alza del 1%.

En este escenario, el Centro de Economía y Finanzas (CIF) de la Universidad Torcuato Di Tella, difundió ayer el Índice Líder correspondiente a mayo, que presenta una caída del 2,35% en términos desestacionalizados. Este índice busca anticipar cambios de tendencia en el ciclo económico, por lo que resulta un indicador clave para muchas empresas.

Con el resultado de mayo el informe del CIF sostiene que "la probabilidad de ingresar en una fase recesiva en los próximos seis meses pasó a ser 68,1%".

Hace apenas un mes, con los datos de abril, el mismo centro de investigaciones aseguraba que la probabilidad de ingresar en una fase recesiva en el próximo semestre era de 24,4%.

Por su parte, el Índice de Difusión está en 20%, lo que supone que de las diez series que componen el índice sólo dos presentan incrementos (Créditos Prendarios e Industrias Metálicas Básicas), mientras que las ocho restantes registran caídas.

InterrogantesEl cambio de escenario a nivel de proyecciones también tiene su correlato en la economía real. Por caso, la Cámara Argentina del Acero informó ayer que la producción de acero crudo en mayo llegó a 438.100 toneladas, un avance del 11,2% respecto del mismo mes del año anterior, sin embargo, en el comparativo con abril se registró una caída de 5,4%, respecto de las 463.000 toneladas producidas el mes pasado.

 

El informe atribuye la contracción a la baja en la actividad de la construcción, el sector estrella de la economía, que muestra "un proceso de lento debilitamiento en la colocación de los pedidos de materiales".

La construcción, sin embargo, resultó golpeada por la reducción del presupuesto para obra pública, derivada del ajuste que implica el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

También tuvo un impacto negativo el sector de maquinaria agrícola e implementos, pero se mantiene la tracción de la industria automotriz, con una leve mejoría de la actividad en mayo respecto de abril y del mismo mes del año anterior.

En hierro primario la producción del mes pasado fue 12,1% inferior a la de abril y 5,5% menor que la de mayo de 2017.

Tags relacionados