Se complican las negociaciones con Bolivia por la importación de gas a la Argentina

La Secretaría de Energía busca garantizar los volúmenes mínimos para el abastecimiento del mercado interno argentino durante este año.

En las últimas horas, se complicó la negociación entre Argentina y Bolivia por la importación de gas para este año, por la resistencia de YPFB a un acuerdo que permita garantizar los volúmenes mínimos determinados por la Secretaría de Energía para el abastecimiento del mercado interno argentino.

"Esta situación conllevaría el volver a aplicar los términos y condiciones establecidos en la primer adenda suscripta entre ambas partes para dicho contrato, representando para YPFB entregas aproximadas de 23 millones m3/día, lo que le genera incumplimientos muy por encima de los volúmenes que se estaban negociando para una nueva adenda que rondan los 7 millones de m3/día para el verano y 14 millones de m3/día para invierno", explicaron fuentes al tanto de la negociación.

El Gobierno cerró el acuerdo con el FMI: están puliendo detalles y mañana pagarían los u$s 730 millones

Para reemplazar los volúmenes mínimos no entregados por la empresa boliviana, el Gobierno argentino importar GNL, lo que requiere divisas adicionales. Un documento de la Secretaría de Energía calcula para 2022 un costo de u$s 7,46 por millón de BTU para el gas que se importe desde Bolivia este año, mientras que el GNL importado puede rondar los u$s 23,72 por millón de BTU entre mayo a septiembre de 2022 y a eso aún hay que sumarle los costos de regasificación.

La Secretaría de Energía estima que la producción nacional abastecerá el 84% de la demanda de gas natural; otro 7% llegaría de Bolivía y el restante 9% sería cubierto con GNL importado. Eso es en el año completo; en verano, cuando la demanda baja, se cubriría el total con la producción local (94%) y la importación de Bolivia (6%) mientras que en invierno el gas nacional sólo cubriría el 73%, el de Bolivia, un 9% y el 18% de la demanda debería cubrirse con GNL importado.

Tarifas de agua: Aysa busca un aumento de 20% en marzo

La adenda anterior al contrato de suministro de gas de Bolivia tenía cláusulas de Take or Pay (TOP), que establecen la cantidad mínima de gas que el comprador se obliga a tomar o pagar aún cuando no la consuma, y de Delivery or Pay (DOP), el compromiso del vendedor de entregar el volumen de gas natural contratado o pagar el valor del mismo, así como los daños y perjuicios ocasionados por no haber entregado el gas natural.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios