Para Vilma Ibarra, la palabra "negligencia" no era la clave del reclamo de los laboratorios

Al defender el DNU que modifica la Ley de Vacunas, la secretaria de Legal y Técnica descartó que el proyecto que propuso tratar JxC la semana pasada en Diputados hubiese destrabado las negociaciones con Pfizer.

"Todo hubiese sido bastante más sencillo si el reclamo de los distintos laboratorios solo hubiese sido solo la eliminación de la palabra negligencia y no lo fue", aseguró esta mañana la secretaria Legal y Técnica Vilma Ibarra al defender el DNU que modifica la Ley de Vacunas. De esta manera, descartó que el proyecto que propuso tratar Juntos por el Cambio la semana pasada en Diputados hubiese destrabado las negociaciones con Pfizer. Más allá del contenido del decreto, el principal espacio opositor no lo acompañó con su firma, presentó una nota para expresar su disconformidad e insistió con que el tema sea tratado por el Congreso.

Tras hacer un repaso sobre las negociaciones con los laboratorios ante la comisión bicameral que luego dictaminaría el DNU, Ibarra enumeró las principales modificaciones que se le hacen a la Ley de Vacunas sancionada el año pasado. La funcionaria aludió, en primer lugar, a la creación de un fondo de reparación, que, según argumentó, permitirá que las personas que se hayan aplicado alguna vacuna y sufrieren algún daño a causa directa de la vacuna puedan recibir la indemnización por este fondo.

"Este fondo es un mensaje muy específico y claro para responder frente a eventuales daños que pudieran surgir a causa de la aplicación de la vacuna", sintetizó.

En segundo lugar, Ibarra aludió a otra modificación que el decreto le hace a la Ley de Vacunas. Y tiene que ver con la supresión de la palabra "negligencia" como atributo de responsabilidad. Vale recordar que el año pasado, ante la Cámara de Diputados, el ahora exministro de Salud Ginés González García había argumentado que la introducción de ese término durante el debate en comisión de la Cámara baja había sido lo que bloqueó las negociaciones con el laboratorio estadounidense.  

 "No era y nunca fue el único reclamo", recalcó Ibarra, para luego acotar: "La verdad es que todo hubiese sido bastante más sencillo si el reclamo de los distintos laboratorios solo hubiese sido solo la eliminación de la palabra negligencia y no lo fue"

Para Ibarra, la redacción del DNU que destrabaría las negociaciones con los laboratorios, "es producto de una larga negociación y de acercar posiciones que estaban muy lejos".  

De esta manera, la funcionaría descartó que, con el proyecto de ley que quiso tratar la semana pasada Juntos por el Cambio en Diputados no hubiese bastado. Ese texto era una réplica de la Ley de Vacunas, que solo suprimía ese término. 

Sino que, según recalcó la funcionaria, desde el Ejecutivo: "Hemos hecho un enorme trabajo técnico y jurídico para poder acercar posiciones que estaban muy lejos". Y subrayó: "Esto no es una cosa que se resuelve en un día".

Es que, además de esas dos modificaciones, Ibarra mencionó que también se cambió de la ley original "lo de conductas maliciosas o fraudulentas por un concepto más específico de conductas dolosas". Además, la secretaria hizo alusión a los bienes con inmunidad soberana.

"La indicación que nos dio el Presidente es que se mantuviera lo que se sería votado como bienes de dominio con inmunidad soberana en la renegociación de la deuda del 2020, así que se eliminaron los bienes de dominio privado, y se eliminó. Además, la protección como inmunidad soberana para las regalías adeudadas a la República Argentina o el derecho a percibirlas".

"Estas regalías de ninguna manera incluyen las de las provincias, son regalías adeudadas a la República Argentina", aclaró, tras los planteos que hizo ayer Juntos por el Cambio.

"Son regalías adeudadas al Estado Nacional, por lo tanto, el deudor es el Estado Nacional y responde el Estado", sintetizó.

Ibarra defendió el DNU en el Congreso.

Por último, la secretaria Legal y Técnica recalcó que el DNU agregó la protección del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de Anses, "que ha sido solicitado por el Presidente de la Nación para que no haya ninguna duda, ha ingresado al listado de bienes con inmunidad".

Disconformidad

Tras el extenso debate, los diputados y senadores de JxC que integran la comisión bicameral optaron por no firmar el dictamen de mayoría que dejó el texto listo para ser tratado por al menos una de las dos cámaras. La decisión de la bancada opositora de no acompañar el dictamen no se basó en el contenido del DNU, sino en la forma por la que optó el Gobierno para modificar la ley.

Es que, tal como planteó el diputado Pablo Tonelli, del PRO, la Constitución "establece y dispone que las leyes las sanciona el Congreso y al mismo tiempo le prohíbe al poder Ejecutivo dictar normas con contenido legislativo".

"Es cierto que el Ejecutivo puede dictar normas con contenido legislativo cuando circunstancias excepcionales hicieren imposibles la sanción del Congreso, pero no es una opción", se explayó.

Tras hacer este planteo, Tonelli propuso que el tema se trate mañana en la sesión que estaba prevista en Diputados pero que anoche a última hora se suspendió. "Si no está convocada, convoquenlá", pidió el diputado. Y aseguró que desde su bancada están dispuestos a tratar el asunto en el recinto.

"Allí vamos a estar y no tenga la menor duda de que vamos a colaborar para aprobar el mejor proyecto de ley, y estoy seguro de que el Senado lo podría aprobar al día siguiente", dijo Tonelli.

Finalizado el debate, que se extendió por cerca de tres horas, los legisladores opositores le enviaron una nota al presidente de la comisión, Marcos Cleri, para dejar en claro su disconformidad por el tratamiento del DNU.

"Manifestamos nuestra voluntad de tratar el citado decreto en la sesión de la Cámara de Diputados convocada para el 7 de julio del corriente, para que de este modo y como corresponde constitucionalmente, sea el Congreso de la Nación el que apruebe las modificaciones a la ley 27.573", señala la misiva a la que tuvo acceso El Cronista.

En la nota, JxC apunta contra el Poder Ejecutivo Nacional se al que acusa de violentar "una vez más" la Constitución "arrogándose facultades y atribuciones que le corresponden al Poder Legislativo".

Luego de recordar que los Diputados de Juntos por el Cambio se mostraron dispuestos a tratar el tema en la última sesión, la misiva señala: "Esta circunstancia resulta la evidencia más patente de que no se verifica la existencia de la condición por la cual el artículo 99, inciso 3°, de la Constitución Nacional habilita en forma excepcional al presidente de la Nación a emitir disposiciones de carácter legislativo, que solo se configura cuando ‘circunstancias excepcionales hicieran imposible seguir los trámites ordinarios previstos para la sanción de las leyes'".

La nota dirigida a Cleri subraya que "no solo no existe esa imposibilidad porque el Congreso de la Nación se encuentra en el período de sesiones ordinarias, sino que el día anterior al dictado del DNU 431/21 la Cámara de Diputados de la Nación se encontraba desarrollando una sesión y el interbloque de oposición más numeroso, como lo es el de Juntos por el Cambio, expresamente planteó una moción de apartamiento del reglamento para tratar sobre tablas la modificación de la ley 27.573 y de este modo salvar los obstáculos que esa ley pergeñada por el oficialismo impidió durante meses acceder a las vacunas de otros laboratorios y con ellos afectó la diversidad de oferta y la propia existencia de vacunas suficientes, con perjuicio para la vida y la salud de decenas de miles de argentinos".

"Desde ningún punto de vista se puede justificar la intromisión del Poder Ejecutivo en otro poder en claro avasallamiento de la Constitución Nacional, hecho que con el tiempo se configuro en una práctica constante sobre todo cuando el Congreso Nacional ya ha comenzado a funcionar", advierte la nota.

Tras la firma del dictamen, el texto quedó listo para ser tratado por ambas cámaras. Todo indica, tal como viene sucediendo con los DNU vinculados con las restricciones en el marco de la pandemia, sea tratado por el Senado. Y así lo dejó entrever el jefe de la bancada oficialista, José Mayans, al decir que ponen la Cámara a disposición para tratarla en la próxima sesión. 

Vale recordar que con la ratificación de solo una de las cámaras del Congreso (o si el decreto no es rechazado por ambas) es suficiente para convalidar cualquier DNU. Por este motivo, este tipo de instrumentos suelen ser abordados por la Cámara alta, donde el oficialismo cuenta con una abultada mayoría.


La sesión

En la sesión que la Cámara que preside Sergio Massa celebró el jueves, Juntos por el Cambio había pedido tratar el proyecto que elimina la palabra "negligencia" de la Ley de Vacunas sancionada el año pasado.

El encargado de fundamentar la negativa a este tratamiento fue el presidente de la Comisión de Salud, Pablo Yedlin, quien planteó que el proyecto "no soluciona el tema y estamos esperando la confirmación del laboratorio". 

Además, el tucumano se comprometió a cambiar el texto "cuando tengamos las garantías de la industria de que va a vender las vacunas". Horas más tarde se conocía que el Gobierno estaba trabajando en un DNU para modificar la ley.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios