ENTREVISTA

Zicarelli: "Hubo una diabolización de la derecha desde 1983"

El dirigente busca ser referente de un armado de centroderecha que sea atractivo para los jóvenes. Critica la estrategia de José Luis Espert y se identifica con los "halcones" de Juntos por el Cambio.

Álvaro Zicarelli tiene un estilo confrontantivo y se siente cómodo en la discusión. Tuvo un cuarto de hora de fama cuando Cristina Kirchner lo subió al ring en 2016: recordó un viejo video en el que Zicarelli la insultaba. Actualmente, es asesor de Amalia Granata y trabaja en la construcción de un espacio dispuesto a negociar por derecha con Juntos por el Cambio.

Argentina tiene varios síntomas de sus crisis, como la pobreza o la inflación. ¿Cuáles son los problemas estructurales a resolver?

Voy a utilizar la frase de una mediática: el apocalipsis existe y ya está aquí. Sería Paula Español ministra de Economía de la Nación. Eso demostraría que el principal problema estructural de este país es el cortoplacismo. Si llegara a asumir, como se mencionó, sería también la demostración de la mediocridad. Fue la primera funcionaria que ante el despegue récord del valor de la soja lo primero que dijo fue que estaban evaluando reinstalar retenciones. No les sale otra idea de la cabeza.

Entonces, ¿de qué me sirve hacer un análisis de los problemas estructurales del país, si estamos dirigidos por personas que hacen honor al dicho de que "lo que la naturaleza no da, Salamanca no lo presta"? Son una acumulación de pergaminos y títulos que no sirven de nada.

¿Te decepcionó el gobierno? ¿Es lo que esperabas?

No tenía ninguna expectativa. En algún momento quizás creí que Alberto podría hacerle a Cristina lo que Néstor le hizo a Duhalde. Claramente historial de traiciones tienen. Además, conocemos muy bien las vinculaciones de Alberto con las bestias negras del kirchnerismo: Clarín, sectores de la corporación judicial que no son afectos al kirchnerismo, incluso con algún sector del empresariado.

Entonces él podría haber articulado esos poderes, junto con el Frank Underwood argentino versión Manaos, que es Sergio Massa, y haber realizado un golpe de palacio. Señora, dedíquese a tocar la campanilla en el Senado. Eso no sucedió. Me pregunto es si alguna vez estuvo en la cabeza de él. Yo creo que no.

¿Cuáles son tus aspiraciones políticas?

Principalmente a un cargo electivo legislativo. Es un ámbito en el que me manejo muy bien, en el que me formé, y en el que además he trabajado con dirigentes de primera línea: Elisa Carrió, Gabriela Michetti, ahora con Amalia Granata, que es un fenómeno electoral y político y rompió con todos los prejuicios.

Hay algo que me pone loco. Escucho diputados que dicen "bueno, llego y sé que los dos primeros años son para aprender el oficio. Y después los segundos dos son para dejar un legado y pensar en el segundo mandato...". Lo dicen con una soltura que a mí me daría vergüenza.

Acá el Congreso no está dignificado. Y hemos tenido una historia parlamentaria de figuras que lo han honrado. Teniendo diferencias ideológicas abismales conmigo, Luis Zamora ha sido un diputado que da gusto.

¿Te considerás libertario? ¿De qué debería encargarse el Estado?

Yo soy un liberal clásico. Creo en el libremercado, en la libertad de expresión, en el sistema republicano como modelo de organización política de la sociedad, y soy un defensor del capitalismo como estadio de civilización más exitoso de la humanidad. En cuanto a la función del Estado soy un minarquista, creo en el Estado mínimo. Debería cumplir funciones como política exterior, defensa, seguridad interior, justicia y monopolio de la fuerza.

Pero soy realista y pragmático. Hoy el Estado a nivel nacional debería cumplir algunas funciones más de reordenamiento de las relaciones económicas y sociales, principalmente para el reaseguro de la igualdad de oportunidades y ante la ley. No soy dogmático ni voluntarista. Y por sobre todas las cosas reivindico la política. No soy como estos referentes que repudian la política. Creo en la política como instrumento de transformación.

Tu construcción política está por afuera de los partidos tradicionales, ¿por qué?

Hoy existen dos grandes coaliciones, la antikirchnerista y la kirchnerista. Yo estoy construyendo una bisagra que represente los ideales y el proyecto de país de una centroderecha republicana moderna, defensora de las ideas de libertad.

Queremos recibir a todos aquellos que se están dando cuenta de que las propuestas de José Luis Espert o de otros sectores son dogmáticas y voluntaristas. Son fallidas y funcionales al kirchnerismo. Muchos se dan cuenta y encuentran quizás en este proyecto que llamamos Centroderecha Unida, que ya agrupa a más de 11 agrupaciones con más de 70.000 adherentes en todo el país.

Cuando generamos esta masa crítica, queremos ser un centro de gravedad para que Juntos por el Cambio, que necesita ampliar su base electoral y sumar a este fenómeno, venga a negociar con nosotros. Y que en nosotros encuentre gente que entiende de política.

Y que están dispuestos a dialogar.

Claro. Y que tenemos vocación de gobierno y de poder. Ahora, claramente tiene que reinar, desde Juntos por el Cambio mucha generosidad, amplitud y bajarse del pedestal de tenemos el 41% de los votos. Y por nuestro lado, inteligencia política y realismo. Si bien tenemos muy buenas ideas para aportar, hoy por hoy no tenemos los votos, no tenemos comprobación empírica de tener la masa electoral.

¿Por qué en Argentina muchos evitan calificarse como "de derecha"?

Hubo una diabolización de la derecha desde 1983. Se la identificó exclusivamente con el onganiato y el Proceso, lo que es mentira. Las expresiones más reivindicables de la derecha en la historia argentina son la presidencia de Sarmiento, la generación del 80, el gobierno de Marcelo T. de Alvear y la mal llamada década infame. Después obviamente la demonización que se hizo del gobierno de Carlos Menem. Y por supuesto todas las políticas de centroderecha que son las más reivindicadas y reivindicables del gobierno de Macri: política exterior, de seguridad, apertura de los cielos.

¿Cuáles son las actuales consignas "de derecha" de ustedes?

Vamos a ser los que desmontemos este aparato que boicotea el desarrollo libre de tu proyecto de vida. Muchos chicos de sectores vulnerables se suman porque ven a sus padres quedarse sin trabajo, precarizados, ven que en sus barrios no hay servicios públicos. Se hartaron.

Y después ven experiencias de figuras a nivel mundial, principalmente empresarios, que pertenecieron a sectores medios bajos y hoy son Elon Mask, Jeff Bezos, Jack Ma. Eran hijos de clases trabajadoras, muchos no terminaron carreras universitarias, y hoy son líderes de las economías del siglo 21.

Señalás que les gustaría negociar con Juntos por el Cambio. ¿El objetivo sería conseguir lugares en las listas, ir a las PASO?

Entendemos que todo lo que tenga que ver con la representación política de las listas, si se puede acordar por unidad y consenso, bienvenido. Pero si no, se irá a internas, para eso existen. Dentro de Juntos por el Cambio tenemos una clara identificación con la línea de los halcones. Nos identificamos con Patricia Bullrich, Miguel Ángel Pichetto, Alfredo Cornejo, son nuestros principales referentes e interlocutores. Pero somos halcones que no comen palomas.

¿Cómo es el diálogo que tienen con Bullrich, Pichetto y Cornejo?

Muy bueno. Lo podés ver en mis redes sociales, estuve reunido con ellos varias veces.

Decís que te gustaría ser candidato. ¿Qué pensás que podés aportar al país?

La materialización a través de la institucionalización de estas ideas que hoy son un fenómeno cultural y político. La defensa de las ideas de la libertad. Que no quede todo en la discusión de café, en las redes sociales, en las apariciones de referentes. Que lleguen, se debatan, que tengan repercusión. Que la batalla cultural se materialice en las instituciones políticas del Estado. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios