Hablaron Macri y Dujovne y llegaron quejas y pedidos: qué dijo cada sector

Del campo, a la industria, de los gremios a las entidades pymes, hubo críticas y reclamos puntuales

El presidente Mauricio Macri y el ministro de Economía, Nicolás Dujovne, ofrecieron hoy sendos discursos para comunicar una serie de decisiones con las que el Gobierno pretende afrontar la crisis cambiaria y llevar tranquilidad a los mercados. Tras las palabras de ambos, llovieron los reclamos sectoriales, del campo, a la industria, de los gremios a las entidades pymes, con observaciones, críticas y reclamos puntuales.

Campo

Uno de las reacciones más esperadas era la de las entidades que representan a los productores rurales, cuyos dirigentes criticaron la decisión del Gobierno de reimplantar las retenciones a las exportaciones y se quejaron porque se le saca al campo para "financiar la timba financiera y al FMI".  

Para lograr equilibrar las cuentas públicas y calmar los mercados, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, anunció que aplicarán retenciones a las exportaciones: $ 4 por dólar a los productos primarios y $ 3 al resto.

 En un comunicado, la Sociedad Rural Argentina, que preside Daniel Pelegrina, aseguró que los derechos de exportación "son instrumentos distorsivos que desalientan la producción, la inversión, el empleo y el comercio exterior. Creemos que debieran existir herramientas superadoras para lograr la generación de recursos fiscales, que incluyan a todos los sectores económicos. El impulso a la producción es la solución que la Argentina necesita en el contexto de la emergencia cambiaria que arrastramos desde hace meses', sostuvo.

Por su parte, el presidente de Carbap, la Confederación que agrupa a 114 Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa, Matías de Velazco, afirmó que "en principio, con las retenciones no estamos de acuerdo" y se quejó porque "sólo se grava al rubro exportador".  No obstante, indicó que desde el sector ruralista que encabeza entienden "el contexto donde está la Argentina y que la carga se va a repartir entre varios sectores.  Por ahora, en este sentido no habrá reacciones del campo", indicó el dirigente y aclaró que estarán atentos a que "las provincias y los municipios no apliquen más impuestos al agro".  

El presidente del Grupo Los Grobo y referente del sector sojero, Gustavo Grobocopatel, advirtió que "las retenciones son un instrumento negativo" y aseguró que "en un contexto en el que todos vamos a perder mucho, el Gobierno tiene en el campo un empuje".

"Hay una debilidad económica y mala praxis en algunos temas", evaluó el empresario, quien señaló: "Esta crisis fue un poco por todo".  

El presidente de Federación Agraria Argentina (FAA), Omar Príncipe reflexionó: "Se condena otra vez a los pequeños y medianos productores, sin diferenciarlos, a pagar más para sostener la timba financiera y al FMI".
 
"No son buenas noticias. Estamos muy preocupados. Lo primero a decir es que las medidas afectan a muchos sectores, pero desde la Federación Agraria debemos hablar en primer lugar por los pequeños y medianos productores a los que representamos, a lo largo de todo el país", dijo.  

Industria

Desde la UIA, cuya Conferencia Anual número 24 será cerrada por Macri, también se expresaron. El titular de la  entidad fabril, Miguel Acevedo, criticó el nuevo plan de retenciones y sostuvo que el sector exportador “necesita reglas de juego claras a largo plazo , no sólo para industriales sino también para ruralistas. “Es un impuesto más que se le agrega al sector privado , explicó el dirigente.

Por su parte, el vocal de la UIA José Urtubey evaluó: “Lo que hay que hacer es buscar cómo vamos a pagar la cuenta de la forma más eficiente posible. Que el ajuste lo termine pagando la producción, que son quienes deberían encender los motores del desarrollo para pagar las cuentas, es contraproducente , apuntó en diálogo con Radio Mitre.

Las pymes industriales fueron directamente al grano: reclamaron "pesificar el precio de la energía" y "congelarlo" seis meses. Desde IPA, una de las entidades que representan el sector, fundaron su reclamo "ante la imposibilidad de las fábricas de hacer frente a los costos de esos insumos básicos para el funcionamiento de las máquinas". 

Dentro de la industria, el sector automotriz también encendió luces de alarma, a raíz de la implantación de retenciones. Una decisión que, advierten, pone signos de interrogación sobre inversiones futuras para un sector que ya tiene u$s 5000 millones comprometidos en desembolsos hasta 2019, explicó hoy mismo El Cronista.

"Sabemos que es un impuesto malo, malísimo", advirtió Macri. Minutos después, Dujovne confirmó que, en el caso de los productos de origen industrial, se cobrará -transitoriamente, entre 2019 y 2020, aclaró el Ministro- $ 3 por cada u$s 1 exportado. En términos anuales, un impacto del 7,5% del total exportado para la industria automotriz, según cálculos que ya circulan entre los ejecutivos del sector. A valores actuales, un piso de $ 20.000 millones anuales.

En 2017, la industria automotriz exportó u$s 6608,48 millones, a valor FOB. Este año, hasta julio, las ventas de vehículos al exterior registraban un incremento del 30,1%, motorizadas, principalmente, por la recuperación de la demanda brasileña. El cálculo hecho acerca del impacto de la nueva retención, se aclara, contempla el número de 2017, ya que la tracción brasileña vista estos meses es considerada una anormalidad. Representaría una tributación de u$s 495,36 millones anuales; $ 19.825 millones, con un tipo de cambio de $ 40 (el que se usó en la simulación).

Con un mercado interno, prácticamente, paralizado a partir de la crisis cambiaria, las exportaciones fueron lo que mantuvo el piso de actividad para las fábricas locales de autos, que pronostican un cierre de 2018 con producción en crecimiento.

El 70% de las ventas externas se concentró en Brasil. Ya antes de la creación de la nueva retención, el único destino para el cual, reconocen en las terminales, es competitiva la exportación. "Y hasta ahí", apuntan.

Sindicalismo

Los referentes sindicales también tuvieron lo suyo para decir. El secretario general de la CGT  Juan Carlos Smith sostuvo esta mañana que el país está en un "momento lleno de incertidumbre" y no descartó adelantar y multiplicar las medidas de fuerza, frente a las nuevas decisiones que tomará el Gobierno para intentar paliar la actual crisis económica. 

"Es un momento lleno de incertidumbre que muestra el fracaso del programa económico encarado por el presidente Mauricio Macri, que indudablemente tiene repercusiones política, porque en el fondo son todas las malas decisiones que se han tomado para la gestión", consideró esta mañana Smith en diálogo con radio La Red.

En ese sentido, indicó que "todo esto genera condiciones para que se adelanten las protestas, tengo la impresión de que va a haber reuniones de carácter urgente del consejo directivo".

La CGT, a nivel institucional, expresó su rechazo a "la degradación política de la problemática del Trabajo y la Salud" en alusión a la conversión de ambos Ministerios en Secretarías, y sostuvo que los anuncios del Gobierno "lejos de generar confianza en los trabajadores, multiplicó la incertidumbre sobre el futuro inmediato".

Desde los protagonistas del conflicto sindical del momento, es decir de los gremios universitarios, también surgieron críticas y reclamos. La secretaria general de la Asociación Gremial Docente de la Universidad de Buenos Aires (AGD UBA), Ileana Celotto, manifestó que el discurso de Macri "es una nueva provocación a los y las docentes universitarios de todo el país" porque "es una completa hipocresía sus dichos acerca de que le encantaría poder pagarnos lo que corresponde, cuando su única preocupación es pagarle al FMI y garantizar una ganancia extraordinaria para los especuladores financieros".

Luego de la marcha multitudinaria del jueves pasado a Plaza de Mayo, el plenario de secretarios generales de la Conadu Histórica declaró una quinta semana de paro universitario nacional, continuando de esta forma con el no inicio del segundo cuatrimestre.

"Con una paritaria vencida desde marzo, y un ofrecimiento muy por detrás de la exigencia de un 30% de aumento con cláusula gatillo, los gremios demostraron su rechazo a las palabras del presidente Mauricio Macri, quien dio a entender en su discurso de hoy que no existían los fondos para garantizar el aumento salarial a los docentes", advirtió Celotto, quien agregó que "a la falta de aumento debemos sumar ahora una desvalorización de nuestro salario sin precedentes luego de una devaluación de la moneda de más del 100% en un año. Se trata de una ofensiva contra el conjunto de los trabajadores que tenemos que enfrentar".

Críticas a la absorción de Salud en Desarrollo

Quizá eclipsada por otras expresiones, también fue motivo de un reclamo sectorial la decisión de subsumir el Ministerio de Salud a la cartera de Desarrollo Social.  Desde Intercambios Asociación Civil para el estudio y atención de problemas relacionados con las drogas, "queremos manifestar públicamente nuestro total desacuerdo y preocupación con el anuncio presidencial  Esta decisión política, que es presentada a la sociedad como un mero cambio de rango, implica en realidad un enorme retroceso en términos de garantizar el derecho a la salud de todos los ciudadanos, afectando aún más a los sectores más vulnerables".  

Agregaron que "en este contexto de achicamiento del Estado, vemos con profunda preocupación que áreas sensibles como la Dirección de Sida y  ETS; la Dirección de Salud Mental y Adicciones y la Dirección de Salud Sexual y Reproductiva, se ven cada vez más disminuidas en sus capacidades y presupuestos, con la indefectible afectación a la garantía de derechos que esto conlleva".   

Tags relacionados