Después de la derrota

El Gobierno apuesta a captar al electorado que no fue a votar en las PASO

Sólo sufragó el 66,2% del padrón habilitado, el porcentaje más bajo desde la creación de las primarias. Comenzando por Alberto Fernández, en el oficialismo están convencidos de que los ausentes fueron votantes propios que, desencantados, quisieron evitar castigarlos en las urnas.

Desde el mismo domingo de las PASO, en medio del shock que golpeó al Gobierno de frente, resonó el latiguillo electoral peronista devenido en súplica: "Faltan los votos de La Matanza". En el bastión del PJ, no obstante, bajaban las expectativas: "En los barrios no fueron a votar".

En la antesala de la elección en la Casa Rosada temían que un menor caudal de votantes terminara por afectarlos. La menor afluencia se venía evidenciando en las elecciones desdobladas, como la de Corrientes, ya sea por culpa de la pandemia o de la apatía social. 

Ahora, en un menú de problemas propios (con el coronavirus como excusa), es la principal variable logística oficial para explicar la derrota. La asistencia fue del 66,21%, el porcentaje más bajo desde la creación de las primarias en 2011. 

La tesis no sólo circulaba en los pasillos de Balcarce 50, unos despachos en llamas por las derivaciones de la carta de Cristina Fernández de Kirchner que forzó un obligado retoque ministerial a Alberto Fernández. La misma Vicepresidenta se quejó en esa misiva al comparar los votos 2021 con su Unidad Ciudadana en 2017, con un peronismo dividido en territorio bonaerense entre randazzismo y massismo. "El domingo pasado nos abandonaron 440.172 votos", reprochó en su larga serie de reproches.

En un fragmento de una charla difundida por El Destape, también Fernández adhirió a la estrategia positiva de buscar infractores electorales 2021. "Creo que vamos a dar vuelta la provincia. Ellos (por Juntos) saben que su triunfo en las PASO fue endeble, porque la gente no fue a votar. Ésa es la razón por la que hablan de fraude", afirmó el Presidente.

La escasa asistencia es un factor tenido en cuenta por toda dirigencia política, para pronosticar cualquier cambio en las generales del 12N. Fernández valida la visión de que quienes no fueron a sufragar en las primarias optaron por el Frente de Todos en 2019. "La mayoría de los que no fueron a votar son nuestros. Además, en esta elección imperará el voto útil: los votos de (Florencio) Randazzo se vienen con nosotros; también parte de los de la izquierda", auguró.

Máximo Kirchner encabezó un plenario en Ensenada

Esa esperanza es enarbolada por el lado "optimista" del oficialismo que visualiza la derrota como reversible. Máximo Kirchner, que el fin de semana estuvo en Ensenada, le pidió a la militancia de trabajar por un "milagro". Como ya contó este diario, los principales accionistas societarios del FdT harán campaña hablándole a su porcentaje del electorado: el líder camporista se focalizará en el núcleo duro K mientras que Sergio Massa en la clase media, por caso.

En este esquema toma una mayor relevancia el peronismo de los intendentes del conurbano, que hoy celebran su desembarco en el gobierno de Axel Kicillof con Martín Insaurralde y Leonardo Nardini. Son ellos los encargados de traccionar al electorado. Son también los que ya alertan: "Si no fueron a votar en las PASO para no votarnos en contra, si van en las generales nada nos garantiza que nos voten a nosotros", reflexionan en un municipio. Es un temor extendido pero aún no en Olivos.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios