Por asistencia

Gasto Covid: las últimas medidas consumirán más de la mitad de la caja prevista para 2021

La ampliación del Repro II, el bono en cuotas a trabajadores de la salud y el pago de $ 15.000 a beneficiarios de AUH y monotributistas de escalas más bajas los gastos cubriría casi en su totalidad lo previsto en el Presupuesto 2021. No obstante, el tope se extendió a comienzos de año y quedará un margen de $ 72.000 millones.

Con la escalada de la segunda ola del coronavirus, el Gobierno ya comenzó a implementar mecanismos de asistencia a los sectores más afectados por las nuevas restricciones, a pesar de que el margen disponible para aplicarlos es mucho más estrecho que el año pasado

Ya con $ 2 billones emitidos el año pasado y un déficit fiscal primario de 6,5% del PBI que está previsto que baje al menos dos puntos en 2021, el espacio para repetir las medidas de apoyo, y por ende las prohibiciones a la actividad, es significativamente menor.  

 De hecho, con los gastos anunciados este mes prácticamente cubrirían la previsión de gastos original del Presupuesto 2021 en apenas un tercio del año, pero con la ampliación dispuesta ahora queda un margen de $ 72.000 millones.

Por ello, mientras que en 2020 se gastaron $ 917.793 millones (sobre $ 941.328 millones autorizados) en partidas asociadas al coronavirus, para este año los montos autorizados son de $ 164.591 millones, según la Oficina del Presupuesto del Congreso (OPC). En el Presupuesto 2021 la asignación original era de $ 94.556 millones, pero en el primer trimestre se amplió dado.

Así, un rebrote más potente que fuerce al Gobierno a adoptar medidas extremas como el año pasado ampliaría el déficit fiscal y requeriría conseguir más deuda de la prevista en el mercado local o a robustecer la asistencia monetaria, con riesgo de acumular mayores desequilibrios macroeconómicos. 

En su informe, la OPC destacó que en los primeros tres meses del año ya se ejecutó un 35,3% de ese límite, unos $ 58.032 millones. Las erogaciones principales fueron por el Repro II, unos $ 14.012 millones, y en adquisición y traslado de vacunas, por $ 14.148 millones.

Así, con los anuncios más recientes del Gobierno el margen se achicará de manera muy significativa.

Por un lado, el bono para empleados sanitarios, de tres cuotas de $ 6500 cada uno, sumaría $ 14.430 millones y la ampliación del Repro II a asignaciones de hasta $ 18.000 por empleado insumirían unos $ 6000 millones por mes, según estimaciones privadas.

En tanto, el bono de $ 15.000 que en principio la ANSeS pagará por única vez a beneficiarios de AUH, de asignaciones de embarazo y a monotributistas de las categorías más bajas significará un gasto de cerca de $ 14.000 millones.

De esta manera, estas tres herramientas para paliar el impacto de las restricciones acumularán una erogación de $ 34.330 millones, con lo que si se suman a los gastos ejecutados la cifra asciende a poco más de $ 92.000 millones: casi el total de lo que autorizaba el Presupuesto 2021. Pero gracias a la ampliación todavía queda un espacio de $ 72.000 millones.

 Naturalmente, si la segunda ola de contagios y las restricciones consiguientes se prolongan, el equipo económico deberá ampliar la asistencia todavía más, con un muy escaso margen que se reduce cada vez más.


Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios