Fuerte caída interanual de la industria en julio pero con signos vitales en la medición mensual

En los primeros siete meses del año la producción manufacturera se contrajo 13,4% en relación al mismo período de 2019. El sector automotor, en tanto,  sigue cayendo, pero a menor ritmo que al comienzo de la pandemia. 

Lentamente, los números oficiales comienzan a respaldar el entusiasmo del elenco gubernamental acerca de la recuperación de la actividad económica y, en particular, de la industria manufacturera.

En julio la producción fabril se contrajo 6,9% en relación al mismo mes de 2019, informó esta tarde el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) , y acumula una contracción del 13,4% en lo que va del año.

Sin embargo, el dato saliente es que por tercer mes consecutivo la medición desestacionalizada con el mes anterior arrojó un resultado positivo. En este caso fue 2,1% en relación a junio, un salto mucho menor al registrado en los dos meses anteriores, mayo fue 12,3% y junio el 16,5% de mejora.

Hoy el Índice de Producción Industrial (IPI) manufacturero se ubica en niveles semejantes a los que tenía en noviembre pasado.

Catorce de las dieciséis ramas de actividad relevadas por el organismo oficial mostraron números negativos, no obstante, se observa una desaceleración de la caída en todos ellos.

El complejo automotor-autopartista tuvo una caída del 20,4%, pero al comienzo de la pandemia retrocedía a ritmos del 50% y más. Por su parte, la producción de minerales no metálicos, esto es básicamente cemento portland, truvo una baja del 7% en términos interanuales. 

En alguna medida esto se refleja en el Índice Sintético de la Actividad de la Construcción (ISAC), también difundido hoy, que en julio arrojó una contracción del 12,9% frente a julio de 2019 pero un avance de 6,8% en comparación con el mes precedente.

Entre las ramas industriales con resultado positivo, el IPI manufacturero destaca a las sustancias y productos químicos, con un salto de 13,3% interanual y productos de tabaco, cuya producción se disparó nada menos que 58,8% en relación a julio del año pasado.

Por su parte, alimentos y bebidas, uno de los segmentos menos golpeados durante la cuarentena por ser insumo esencial, cayó 1,4%, mientras que las industrias metálicas básicas retrocedieron 29,2%, prendas de vestir, cuero y calzado, el 31,9%, y productos de metal, un 16,6%.

 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios