PACTO SOCIAL

Qué receta transmitió Guzmán a los empresarios para frenar los precios

El ministro de Economía defendió la coordinación de expectativas que se busca a través del acuerdo intersectorial. También los instó a permitir una recuperación de salario real. Todo eso debe hacerse en un sendero de reducción del déficit fiscal y sostenibilidad de la deuda.

Tras catorce meses de gestión y seis meses transcurridos desde que la aceleración de los precios minoristas empezó a mostrarse con crudeza, aun a pesar del freno de la actividad que supone la pandemia y las tarifas congeladas, el Gobierno finalmente definió que hoy la prioridad es reducir la inflación.

Ante los principales empresarios de la Argentina, convocados por el Poder Ejecutivo al Museo del Bicentenario para dar el puntapié inicial a la pata empresaria del pacto social, o más modestamente a un acuerdo de precios y salarios, el ministro de Economía, Martín Guzmán, señaló ayer sin eufemismos que "reducir la inflación es una prioridad y es un problema macroeconómico". 

Acostumbrados a los análisis macroeconómicos, los empresarios lo escuchaban con atención. Estuvieron presentes entre otros Paolo Rocca (Techint), Luis Pagani (Arcor), Javier Madanes Quintanilla (Aluar y Fate), Daniel Herrero (Toyota y Adefa), Luis Pérez Companc (Molinos Río de la Plata), Jean Carlo Aubry (Nestlé), Miguel Acevedo (UIA y Aceitera General Deheza), Teodoro Karagozian (TN & Platex), Hugo Sigman (Elea), Mario Ravettino (Consorcio ABC), Christophe Dumont (Monsanto-Bayer), Iván Szczech (Cámara Argentina de la Construcción) y Daniel Funes de Rioja (Copal), entre otros.

Por si aún hiciera falta, el ministro explicó que "hemos tenido déficit fiscal persistente por mucho tiempo. Cuando tenemos déficit o lo financiamos con deuda o con emisión". 

Y agregó: "Un país que no genera un aumento en las exportaciones o consigue divisas, y al mismo tiempo emite más pesos, lo que hace es poner presión sobre el tipo de cambio, y eso presiona a los precios". Por eso "es condición necesaria salir de esta situación deficitaria con recuperación de la actividad económica", remató. 

En ese punto, el ministro avanzó sobre uno de los aspectos centrales de la convocatoria y es la que se refiere a la mejora de los ingresos de los trabajadores para fomentar el consumo a través de la demanda agregada. 

"En este proceso de recuperación es una condición necesaria que el salario real crezca", aseguró Guzmán, y explicó en referencia a idea del pacto social con empresarios y gremialistas, que "las políticas de precios e ingresos hacen falta porque tenemos una economía que todavía no ha resuelto sus problemas de coordinación".

No será una tarea sencilla, pero el titular del Palacio de Hacienda apunta a trabajar sobre las expectativas, buscando un descenso de los niveles de inflación. 

"Atacar al problema de la inflación requiere hacerlo con la política macroeconómica, con una gestión del Estado y una coordinación con los distintos sectores de la economía, para que las expectativas vayan en la dirección de lo que económicamente es factible".

Atacar al problema de la inflación requiere hacerlo con la política macroeconómica, con una gestión del Estado y una coordinación con los distintos sectores de la economía 

Para Guzmán, aún se requieren las políticas de precios e ingresos "porque estamos en una economía que todavía no ha resuelto sus problemas de coordinación y que todavía está resolviendo sus inconsistencias macroeconómicas".

Y allí apeló al latiguillo contra la gestión de Cambiemos. "Todos los años, el gobierno anterior al nuestro subestimó a la inflación. Pronosticar es complejo. Es importante coordinar", destacó. 

Mientras que 2020 el Gobierno decía que esperaba una inflación de entre 33 y 40%, el dato final 36,1%, pero el mercado decía que iba a ser entre 50 y 60%", azuzó el ministro.

Esta baja de la inflación debe darse en el contexto de un perfil de deuda sostenible, que dé previsibilidad a la economía y sabiendo que el camino no está exento de obstáculos.

"Desde diciembre de 2019 hemos venido trabajando en reconstruir el mercado de deuda pública en pesos para que el financiamiento se incline hacia la moneda doméstica en vez de la moneda extranjera", apuntó. 

De nuevo el mensaje giró en torno a la evolución de los precios. El titular de la cartera económica explicó que en el Presupuesto el objetivo de déficit primario es de 4,5% del PBI, "una parte se financia por deuda y otra con emisión. Se va reduciendo la emisión y se busca converger a que no haya financiamiento sistemático del Banco Central al Tesoro".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios