Deuda externa

FMI: pagan u$s 315 millones y siguen las conversaciones

La Argentina le abonará este lunes al Fondo Monetario Internacional el primer vencimiento de intereses del año, como adelantó la semana pasada El Cronista.

La Argentina le abonará este lunes al Fondo Monetario Internacional (FMI) unos u$s 315 millones en concepto de intereses del préstamo tomado en 2018, tal cual anticipó El Cronista la semana pasada.

Los dólares saldrán de las reservas del Banco Central (BCRA), que entre 2018 y 2019 se fortalecieron con el ingreso del crédito que sirvió para pagar compromisos con acreedores privados, aunque su efecto rápidamente se diluyó y las divisas disponibles en la entidad monetaria se desplomaron.

Éste será el primer pago al FMI en 2021, en un calendario original que incluye u$s 5200 millones, entre capital e intereses.

Este esquema será modificado, ya que el Gobierno aspira a no hacer desembolsos significativos (de capital) hasta 2025 y a bajar por lo menos a la mitad (en torno a un 2%) la tasa de interés que devenga el préstamo, que por la progresiva depreciación del dólar frente al euro, la libra esterlina, el yen y el renminbi -yuan- hoy equivale a unos u$s 46.000 millones.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, afirmó la semana pasada en una entrevista con Latin Finance Connect que la fecha límite para reprogramar con el Fondo es mayo, cuando opera un vencimiento por casi u$s 2405 millones con el Club de París, organismo al que se le dejó de pagar en 2019 y con el que se entró en default el año pasado.

Una regla no escrita indica que para negociar cambios en las condiciones con el Club de París, antes el país debe tener firmado un programa con el FMI, que funcione como paraguas.

La creación del Club de París fue en 1956 para, precisamente, coordinar una estrategia sobre la deuda de Argentina, y sus principales miembros son algunos de los que más votos tienen en el Directorio (Board) del FMI: Francia (a la cabeza), los Estados Unidos, el Reino Unido de la Gran Bretaña, Alemania y Japón, entre otros.

Guzmán sostuvo que el programa anterior con el Fondo Monetario era de "baja calidad; se basaba en el hecho de que una política fiscal contractiva ayudaría a restaurar la confianza y una política monetaria contractiva sería suficiente para resolver el problema de la inflación en Argentina" y se comprometió a "no repetir eso".

En cambio, señaló que el objetivo es "un programa de alta calidad que ayude a Argentina a restaurar la actividad y el crecimiento económico y que lo haga de una manera sostenible".


Tags relacionados

Compartí tus comentarios