Financiamiento electoral: cada voto de Macri le costó $ 22

Para su campaña presidencial, Juntos por el cambio gastó más de $ 180 millones, casi un 400% más que en las PASO de 2015 cuando Cambiemos destinó $ 36 millones. Falta aún el balance del Frente de Todos. Todavía no se publicó el balance del Frente de Todos 

Vivir en democracia no tiene precio, pero sí recibir votos. Para su campaña presidencial en las elecciones PASO, el oficialista Juntos por el Cambio declaró casi $ 181 millones en gastos de campaña. Como la fórmula del presidente Mauricio Macri obtuvo 8.121.689 de sufragios, según el escrutinio definitivo judicial, cada uno de ellos le "costó" $ 22 y algunos centavos. En 2015 esa misma relación fue de $ 5,4. 

En el portal de la Justicia Electoral comenzaron a aparecer los esperados balances financieros de las alianzas que se enfrentaron en las primarias del 11A. Todavía no se subió el documento de aspirante más votado, Alberto Fernández Mauricio Macri (Frente de Todos). No es el único que falta. 

Además de Juntos por el Cambio, también se conocieron los resultados económicos de Consenso Federal, que lleva a Roberto Lavagna de presidenciable; del Frente Unite por la Libertad y la Igualdad, de José Luis Espert; y del Frente de Izquierda, con Nicolás del Caño, el único balance que dejó números en rojo al haber gastado más de lo que ingresó. 

Con la firma del diputado Ezequiel Fernández Langan, como primer tesorero (en 2015 habían designado una jubilada), el oficialismo declaró que ingresó lo mismo que gastó, con centavos: $ 180.878.262,82. En las primarias de hace cuatro años, Cambiemos había costeado la campaña con $ 36.703.444,04. Es decir, que este año destinó un 392% más, por encima de lo que fue la inflación. 

De los 180 millones ingresados, según el balance, $ 43,7 millones fueron aportes públicos (que reciben en menor o mayor medida todas las alianzas) y poco más de $ 137 millones en donaciones privadas. Hasta antes del resultado de las PASO, a Juntos le transferían muchas más personas físicas y jurídicas (habilitadas por la nueva norma) que a sus competidores. Una tendencia que comenzó a cambiar después del 11A, tal como consta en el registro oficial de aportantes de la Cámara Nacional Electoral. 

Para "gastos operativos de la campaña" (como asesores e impresión de boletas,  entre otros), el oficialismo declaró casi $ 30 millones. Incluye unos $5 millones en encuestas y sondeos de opinión. Y en el rubro "transporte", considerando que por la investidura Macri utiliza la flota oficial, apenas anotaron unos $ 3.997.456. 

El resto, más de $ 150 millones, fueron a la propaganda, en especial la digital. Por caso, a la empresa Global Mind SA, por "servicios en publicidad en redes sociales", se le realizaron varios pagos por un total de $ 66.841.214,38. 

Mucha más austera fue la campaña de Lavagna. Demandó, según declararon sus tesoreros, unos $ 26.777.788,41. Con poco más de 2 millones de votos, cada uno le "salió" al ex ministro de Economía unos $ 12,8. Casi todos sus ingresos fueron aportes públicos, ya que apenas anotó dos aportes privados por $ 437.981, uno de Carlos Hourbeigt (que a principios de año renunció a la CNV) y el youtuber financiero y candidato a senador Ramiro Marra. 

Desde Unite, Espert declaró, en tanto, que no recibió ninguna contribución privada y, al igual que el oficialismo, no le quedó excedente de los 22.734.733,47 que gastó. Cada voto le salió $ 41. 

Y mientras el Frente de Izquierda pagó $ 34,5 millones, le ingresaron unos $ 28,3 millones. Por lo que quedó un déficit de $ 6.265.827,74. Por sufragio, son cerca de $ 48. 

A continuación, los balances completos: 

 

 
 

Unite by Cronista.com on Scribd

 
 

 

 

Tags relacionados