Federico Pinedo con El Cronista: “El Gobierno ha copiado lo malo de nosotros

En una entrevista, el exsenador del Pro rescata la unidad de Juntos por el Cambio y también realiza su autocrítica. Critica a la administración de Alberto Fernández por no tener una posición más clara respecto a las tomas y cree que falta un sendero unificado en lo económico.

El 10 de diciembre pasado, Federico Pinedo dejó el Congreso después de 16 años. Había sido diputado nacional desde que comenzó la experiencia política de Mauricio Macri y del Pro, en 2003, hasta 2015, cuando asumió como senador. Dedicado a la actividad privada pero sin dejar de lado su pertenencia partidaria, observa el contexto actual e imagina las perspectivas a futuro.

-¿Cómo analiza la posición del gobierno respecto a las tomas de tierras?

-Hay una parte de la coalición del gobierno que está ayudando a los usurpadores. Sucedió tanto en Mascardi con gente del INAI como en el caso de Etchevehere, que hubo funcionarios del gobierno en la toma. Con distintas excusas, pero apoyando a los usurpadores. Esto le ha hecho un enorme daño a la Argentina. Da la sensación de que la propiedad privada puede ser tomada por quien quiera y el gobierno no hace nada para evitarlo.

-¿El gobierno debería tener una posición más clara sobre este tema?

-Mientras algunos funcionarios estaban en la toma y la justificaban, el jefe de gabinete decía que no había ningún funcionario apoyando a la toma. Así que la verdad que sí, me gustaría que fuera más claro.

-Cristina Kirchner en su carta habló de un posible acuerdo. ¿Qué sensación le genera?

-Hay que ver si el Presidente asume como propia esa iniciativa, hasta ahora no hay nada. De todas maneras, Juntos por el Cambio está parado en un lugar muy claro, que es la disposición al diálogo sobre la base del respeto a la Constitución Nacional. Incluye al estado de derecho, la seguridad para que no reine la violencia, los jueces imparciales, el derecho a la propiedad y la necesidad de estabilizar a la economía.

-En Juntos por el Cambio hay un sector más dialoguista y otro más confrontativo con el gobierno. ¿Puede ser bueno para ser más amplio y representativo o puede generar tensiones y riesgo de fractura?

-Yo no veo tensión. Veo que hay personas que piensan diferente en algunas cosas, pero que respetan las personalidades y posturas de los otros. Es lógico en una coalición que busca representar a la mitad más uno de los argentinos. Tiene que ser amplia, y obviamente hay diferencias de opiniones en muchos temas.

-¿Hoy Juntos por el Cambio está más unido que cuando eran gobierno?

-Cuando éramos gobierno estábamos unidos. Hoy la oposición tiene la convicción absoluta de que tiene que estar unida para cumplir con su deber. Que por un lado es controlar al gobierno y por otro ser serios, responsables y propositivos para trabajar para la Argentina. Esa unidad está fuera de discusión, lo que es una muy buena noticia. Tanto para la Argentina como para el gobierno, ya que le da un interlocutor serio para solucionar los problemas argentinos.

-Teniendo en cuenta esta unidad de Juntos por el Cambio, y viendo las afinidades entre dirigentes que pertenecen a distintos partidos, ¿podremos ver competencia en las primarias con listas en las que estén “mezclados los candidatos, más allá de la pertenencia partidaria?

-Sí, definitivamente. Juntos por el Cambio se ha consolidado como una fuerza diversa, pero con mucha afinidad entre gente independientemente de los partidos. Casi no hay diferencias de partidos que dividan a uno u otro por los partidos. Hay mucha afinidad entre gente que milita en distintos partidos y hay diferencias con gente de su propio partido.

-¿Cómo ve la reaparición de Mauricio Macri y sus esbozos de autocríticas? ¿Cómo analiza usted el paso por el gobierno?

-Es bueno que haya autocríticas, evita repetir errores en el futuro. Creo que no hicimos suficiente esfuerzo para estabilizar la economía. Y fallamos en los planes de estabilización para generar previsibilidad a mediano plazo.

-¿Qué aprendizajes quedaron del gobierno que puedan servir a futuro?

En lo económico, tiene que haber una coherencia absoluta entre todos los actores de la política económica. Y no que haya distintas posiciones contradictorias unas con otras.

¿Hizo falta más coordinación?

-Más que coordinación, unidad de concepción. Lamentablemente el gobierno de Alberto Fernández ha copiado lo malo de nosotros. También se carece de una unidad de concepción, que es básica para generar equilibrios macroeconómicos.

-¿Se refiere al ministerio de Economía y el Banco Central?

-Lo mismo que nosotros. Tiene un ministro de Economía, tiene un Banco Central que es autónomo, está bien, pero no demasiado coordinado. Tiene que tener alguna coordinación de políticas y lo mismo pasa con el Ministerio de Producción. El resultado es que se hace complejo el equilibrio macroeconómico.

-¿Cómo imagina a la Argentina de la pospandemia? ¿Qué problemas hoy no se están viendo?

-No se le está prestando atención a un tema esencial, la educación. Hacer perder un año a todos los argentinos es un agujero extraordinario. También hay que poner foco en otros temas como el desarrollo de la economía del conocimiento, que se demoró mucho, y se va a apoyar con reticencia según la modificación de la ley.

Tampoco estamos haciendo lo suficiente para tener autoabastecimiento energético, que lo recuperamos en el gobierno de Macri. El año que viene vamos a tener que importar energía cuando no tenemos dólares, es realmente una lástima.

-¿Se lo volverá a ver  como candidato?

-No lo sé. En este momento estoy trabajando en la vida privada, ganándome la vida. Tratando de ayudar, porque de la política uno no se va nunca. No necesariamente tengo que estar en una boleta, pero no lo descarto.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios